Pero entonces arribó La Ladrona Oficial: Agencia tributaria. Sus sayones, cebados con los bonus que reciben por expoliar cada vez más a los contribuyentes y falsear sistemáticamente la realidad. El brazo más criminal del Leviatán se enfrentó al actual entrenador del Sanse donostiarra. El pasado domingo 5 de agosto, sin ir más lejos, el Sanse padeció en el Cartagonova uno de esos palos que seguro que les forja mejor escuadra. Con mi admirado Xabi Alonso, seguro, aprenderán de los "malos" momentos. Lo que no te mata te hace más fuerte.

El erario cuatrero

Otros, en principio, más grandes, cayeron. Ídolos con pies de barro. Cobardes, sin más.  Aceptan que defraudaron y cierran el caso con un acuerdo económico. Lionel Messi, primero, y Cristiano Ronaldo, después, tuvieron que  someterse ante la brutal embestida del puto fisco, que literalmente les abatió en el campo de balompié fiscal. Pero fueron desplomándose más.

La Agencia Tributaria se sabía extremadamente fuerte. Y, sobre todo, impune. El organismo saqueador siempre había logrado que descollara el temor a la condena. Jaque mate a Javier Mascherano, Adriano Correia, Radamel Falcao, Luca Modric, Ángel di María o Ricardo Carvalho también optaron por pactar con el sicariato que hoy capitanea La Farruquita. Vulgo Marisú o Marijau con su inefable monterés.

Fidelidad a los principios, se echa de menos hoy

"No me planteo pactar. He llegado aquí por convicción y por principios", explicó en su día el Káiser Alonso, que desafiaba un lustro años de talego. La Agencia Tributaria "argumentaba" que durante 2010, 2011 y 2012, cuando jugó en el mejor equipo de la historia, el Real Madrid, el tolosarra tenía que haber abonado en España los impuestos concernidos a sus derechos de imagen.

El sobresaliente ex futbolista de la Real Sociedad, del Liverpool, del Real Madrid y del Bayern de Múnich se tuvo que sentar en el banquillo de la Audiencia Provincial. Decidió  enfrentarse a toda la atroz trituradora técnica, jurídica y - la peor - mediática que habían puesto en marcha la Agencia Tributaria y la Fiscalía contra ellos de la misma manera que había hecho contra otros "rendidos" galácticos futboleros.

Quien resiste, gana

El pasado abril, sin embargo, la Audiencia Provincial de Madrid dio, de nuevo, la razón al retoño de Perico Alonso. Otra victoria más a Hacienda, la tercera. En la resolución, incluso se censura con reciedumbre "la errática posición" de la Fiscalía y los "excesos" en "el tono de las intervenciones durante el juicio oral de las inspectoras de Hacienda". Los ropones proporcionaron una aguda tarabilla a los gallitos del fisco ladrón y, desde luego, al gubernamental ministerio fiscal, que venían de vencerlo todo y habían sido vapuleados en campo propio.

El Tambor de Oro 2011 se mantuvo incólume en sus arraigadas  y tenaces convicciones, fue coherente y honesto, exhibió sólidos pruebas jurídicas y ofreción una imagen templada y distinguida. Nada que ver con lo que hicieron otros.  Todo que ver con la figura del líder cauto pero ciclópeo cuya estatura moral los Expoliadores del Gran Leviatán no supieron estimar…

Gigante ético

…Un gigante, Xabi, lo dicho. Nobilísimo ejemplo de veraz resistencia para enfrentarse contra todos los monstruos, contra toda su cipayada actuando cual patéticos mamporreros. Asumiendo, cuando uno actúa justamente, cada una de las consecuencias hasta la hez. El actual sainete plandémico, sin ir más lejos. Otro ejemplo, el médico Ángel Ruiz-Valdepeñas. En fin.

https://mobile.twitter.com/MariolySosaP/status/1428635230194307076