32467_whatsapp_image_2020-07-26_at_20.47.34

Hoy ha salido de mi baúl un recuerdo insignificante (sí , de esos que no le interesan a nadie), pero curioso, que, al menos a mí, me sirvió para navegar por el mar tenebroso de la primera Transición. Sí, porque aquellos años finales del Régimen anterior (1973-1975) y primeros del Nuevo (1975-1982) era muy difícil identificar los colores políticos de los personajes que iban saliendo a escena.
Por ejemplo, hubo meses, tal vez más, que los periodistas no iniciados se volvieron locos tratando de ponerle cara a un tal "Isidoro", del que todo el mundo hablaba pero nadie sabía quién era y hasta hubo un columnista que en plan de "noticia  exclusiva" descubrió que "Isidoro" era el joven Felipe González, "un abogado laboralista" de Sevilla y nuevo Secretario General del PSOE (claro que también hubo que aclararle a millones de españoles lo que era o quién era el PSOE).
     Pero, no fue el caso de "Isidoro" el único. Durante meses se buscó, como quien busca oro, quién era "El pelucas", (Santiago Carrillo) o quién el "Paco", (Francisco Fernández Ordoñez) o el "Abogado", (Pablo Castellano) o "el cuñadísimo" (Don Ramón Serrano Súñer)  y etc, etc, etc... porque aquellos años fueron una "revolution tutti frutti" y de camaleones pluricolores.
     Sin embargo, a mí el que más me sorprendió fue el del "La", cuando se mencionaba a Dolores Ibàrruri "Pasionaria" o "La Pasionaria", ya que ese "La" era algo más que un artículo o un pronombre, era un signo de identidad que descubrió al sujeto activo de una ideología muy concreta y en aquellos años clandestinos peligrosa.
     O sea, que si alguien sentado en una de aquellas tertulias "conspiradores de dulce" (las "lentejas" de  Mona Jiménez) se refería a la famosa líder comunista y la llamaba "La Pasionaria", ese, seguro, no era del Partido (el PCE) por excelencia, pero si decía sólo "Pasionaria" no había duda, ese era comunista y con carnet del Partido.
Así que yo me lo pasaba bomba  descubriendo comunistas o haciéndome pasar por comunista. ¡Por un simple "la" hasta se podía ir a la cárcel!.