La eurodiputada de VOX y vicepresidente de la Comisión de Agricultura en el Parlamento Europeo, Mazaly Aguilar, ha instado en Valencia al Gobierno de España a proteger los intereses de los agricultores y ganaderos valencianos, a los que ha calificado como los otros héroes de esta pandemia, frente a las imposiciones de Europa.

La europarlamentaria ha dado una rueda de prensa en la sede de VOX Valencia acompañada por el presidente de VOX Valencia y presidente y portavoz adjunto del Grupo Parlamentario VOX Comunidad Valenciana, José María Llanos, y por el diputado, José Luis Aguirre.

Así, ha puesto de relevancia que los agricultores de la Comunidad Valenciana son de los más activos en sus reclamaciones en Bruselas y ha nombrado desafíos importantes en sectores como los cítricos, el caqui o el vino, así como también los problemas de nuestros ganaderos.

Mazaly Aguilar ha lamentado, además, que Bruselas no tome en serio las iniciativas de VOX para atajar de una vez por todas el problema del cotonet de Sudáfrica que está llevando a la ruina de los citricultores valencianos y que ha perjudicado tanto a la naranja valenciana.

“Frente al postureo ecologista nuestro antídoto es más ciencia, más innovación, más información y más conocimiento. Me preocupa la reducción de sustancias activas cuando no existen alternativas; el debate del glifosato ha dejado en evidencia a una clase política sin capacidad de ponerse del lado de los agricultores. He liderado en Bruselas iniciativas para que los agricultores tengan instrumentos para luchar contra el cotonet de Sudáfrica, pero Europa no se toma en serio la lucha contra nuevas plagas y enfermedades”.

La eurodiputada ha criticado las políticas verdes de la izquierda, a quienes tacha de ecologistas de salón, y los acusa de asfixiar al campo con más impuestos verdes, más burocracia y provocando que los precios de mercado estén por debajo de los precios de producción, lo que lleva a los agricultores valencianos a tener pérdidas y al abandono de sus campos.

Más de 100.000 hectáreas de cultivo abandonado en solo 10 años

“La estrategia europea llamada De la granja a la mesa no es más que una tomadura de pelo que solo los ecologistas de salón se pueden creer. El futuro del sector pasa por la rentabilidad y no por su contribución al paisaje. Europa nos conduce, con el apoyo del Gobierno de Pedro Sánchez, a un modelo agroalimentario alejado de la realidad del campo. Valencia ejemplifica el abandono de las tierras y la falta de relevo generacional. Hay que revertir esta situación”. Aguilar también ha resaltado la cifra de hectáreas que se han perdido en los últimos 10 años en España: 100.000 hectáreas de cultivo.

Asimismo, ha sido contundente, también, en su defensa de la ganadería y en especial la del toro bravo: “VOX está en Europa defendiendo nuestra ganadería frente a todos aquellos que prefieren anteponer la fauna salvaje a un ganadero y frente a los que utilizan el bienestar animal con el pretexto de criminalizar al conjunto de un sector que está cumpliendo una serie de normas a años luz de las que exigimos a los productos importados de Marruecos o Turquía”.

Defensa a ultranza a los ganaderos del toro bravo

Ha hecho hincapié en la grave situación por la que atraviesan los ganaderos de reses bravas: “Es para echarse a llorar”, ha afirmado. Y ha añadido: “No hay corridas, no hay fiestas de pueblos… Están en una situación muy grave. Y los ecologistas quieren que no les den ayudas por aquello de que están asesinando a los toros. No se puede discriminar a los ganaderos del toro bravo, tienen derecho a recibir esas ayudas. Esa es una de nuestras batallas ahora mismo”

La europarlamentaria de VOX ha afirmado que ningún eurodiputado de VOX ha votado nunca a favor de ningún acuerdo comercial que perjudique a la agricultura española como los de Mercosur, Sudáfrica, Vietnam o Marruecos.

“VOX es de los pocos partidos que está manteniendo una posición coherente respecto a los acuerdos comerciales; queremos un comercio justo donde se respeten los mismos estándares de producción y preferencia comunitaria. Lo que ocurre con Mercosur nos preocupa y nos sorprende que en el acuerdo con Sudáfrica se haya hecho la vista gorda a cuestiones clave para los citricultores españoles y europeos expuestos a la importación de plagas. Además, el Gobierno de España está fomentando una obscena competencia desleal”.