32467_whatsapp_image_2020-07-26_at_20.47.34

Hoy se me ha venido a la cabeza uno de mis "viacrucis" particulares. El que tuve que recorrer tratando de poner en marcha mi proyecto de una "Ruta de la Batalla de Munda", aquella en la que Julio César venció a los hijos de Pompeyo "El Grande" y abrió las puertas del Imperio en Roma.

    Pero antes de explicar mi Viacrucis, creo que debo decir algo de la Batalla de Munda:

         A pocos kilómetros de la actual Montilla, en los llamados Llanos de Vanda, que riegan el río Carchena, se celebró el 17 de marzo del año 45 a.C la batalla de Munda, la más decisiva de la guerra civil entre romanos que desembocó en el imperio. Aquel día se enfrentaron a muerte los hijos de Pompeyo el Grande , con un ejército de 70.000 hombres, y Julio César, con un ejército de 50.000, y la lucha fue tan feroz que el pro-pio César tuvo que bajarse del caballo y meterse entre las filas de sus legiones para inclinar la balanza. De ahí que finalizada la batalla César dijera la frase que quedó para la historia: "In Farsalia (la otra gran batalla que le ganó a Pompeyo en Grecia) pugnavi pro victoria, In Munda, pro vita mea " ("En Farsalia luché por la victoria, en Munda por mi vida"). Aquel día quedaron sobre el terreno, hoy los mejores campos de olivos de Andalucía, más de 40.000 muertos y miles de heridos. Pero, derrotados los ejércitos de Cneo Pompeyo, Cesar ya pudo regresar a Roma triunfador absoluto. Hasta el punto que hasta el propio Senado le declaró cónsul vitalicio, y eso por no querer asumir la corona que le ofrecía el pueblo romano.

 

 

Bien, pues les invito a recorrer conmigo el "viacrucis" que yo viví (y sigo viviendo).

1ª) Estación. Los Alcaldes de la zona. Naturalmente, una vez que tuve estudiado y documentado el lugar en el que se celebró la Batalla, MUNDA, y cómo fue sobre el terreno, pensé que los más interesados en poner en marcha el proyecto de una "Ruta Turística" que podría ser una buena fuente de ingresos para los pueblos de alrededor o más cercanos a esos  Llanos de Vanda que hasta César cita en su guerra de España, : Montilla, Espejo, Castro del Río, Baena, Nueva Carteya y Montemayor. Pues, nada. Tratar con los Alcaldes de aquel mi  primer  invento fue un calvario. No lo entendieron. Eso no daba votos.

2ª) Estación: Las Autoridades cordobesas, Ayuntamiento y Diputación. Un desastre. Una pena. Un calvario mayor, porque salvo  el presidente de la Diputación en 1962, cuando presenté por primavera el proyecto, don Rafael Cabello de Alba, a quien le encantó y estuvo dispuesto a ponerlo en marcha. Ay, pero el señor Cabello de Alba fue nombrado Director General de no sé qué (más tarde sería Ministro) y naturalmente tuvo que trasladarse a Madrid... A partir de entonces y hasta 2011 todos los Presidentes que se fueron sucediendo: ni contestaron, la callada por respuesta, a pesar de mi insistencia y de mi paciencia para llevar la cruz de la ilusión.

         3ª) Estación, Los Ministros de Turismo y Cultura. De estos ya no quiero ni hablar. Porque, ninguno, y fueron algunos, desde 1962 a 2011, se dignó contestar a mis informes sobre mis "Ruta de la batalla de Munda".

Y aquí les dejo hoy. Otro día les hablaré de las Estaciones que faltan y hasta el final en el monte Golgota.