Tras la opacidad de estos días pasados se acaba de confirmar el positivo por coronavirus de la vicepresidenta Carmen Calvo, con lo que se pone de manifiesto la gravísima irresponsabilidad del 8 M y el miedo de Sánchez a que Iglesias pudiera tomar el poder si fallase su salud. De hecho hay mucho hermetismo a este respecto, tras tener a varios familiares infectados y saltarse la cuarentena.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha dado resultado positivo en el último test al que se ha sometido por coronavirus, según han informado fuentes del Gobierno este miércoles.

Según las fuentes, Carmen Calvo evoluciona favorablemente y recibe el tratamiento médico prescrito en la clínica Ruber, en la que está ingresada desde el pasado domingo, con el protocolo de aislamiento y cuarentena preceptivo.

Carmen Calvo acudió a la clínica Ruber el domingo por la tarde y, tras someterse a varias pruebas, los facultativos decidieron que permaneciera hospitalizada debido a una infección respiratoria.

El Gobierno ordenó ayer la desinfección de algunas dependencias de la vicepresidencia que ella dirige, así como de las que utilizan los conductores del complejo de la Moncloa, colectivo en el que se han dado casos positivos.

Ayer la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, informó de que las otras dos ministras que ya habían dado positivo en coronavirus, Irene Montero y Carolina Darias, se están recuperando en sus respectivos domicilios guardando la debida cuarentena.

Montero y Darias dieron positivo el pasado 12 de marzo, días después de haber participado en la multitudinaria manifestación del Día de la Mujer en Madrid, en cuya cabecera estaba la vicepresidenta Calvo, así como la esposa del presidente Pedro Sánchez, Begoña Gómez, también contagiada con el COVID-19.