El doctor Roger Hodkinson es el director ejecutivo de Western Medical Assessments y ha sido director médico de empresa durante más de dos décadas. Licenciado en la Universidad de Cambridge, más tarde se especializó en patología en el Royal College de Canadá.

Histeria y engaño de masas

Y sostiene Hodkinson. En Edmonton, Alberta, Canadá. Conferencia. Comienza. "La humanidad está siendo conducida por el camino del "jardín" por aristócratas delirantes que impulsan medidas draconianas anti covid. Existe una histeria pública absolutamente infundada impulsada por los medios de comunicación y los políticos. Es indignante. Este es el mayor engaño jamás perpetrado contra un público desprevenido".

Y prosigue Roger. “No se puede hacer absolutamente nada para contener este virus más que proteger a las personas más vulnerables. Debe considerarse como nada más que una mala temporada de gripe. Esto no es ébola. No es Sars. Es política jugando a la medicina. Y ese es un juego muy peligroso".

Bozales inútiles, distancia social absurda

Sobre los bozales, cristalino. “Las máscaras son completamente inútiles. No hay evidencia basada en su efectividad. En absoluto. Las máscaras de papel y las máscaras de tela son simplemente inútiles. Y tener que ver a estas personas sin educación caminando como lemmings, obedeciendo, sin ninguna base de conocimientos. Y poniéndose la mascarilla en la cara".

También afirmó que el distanciamiento social deviene ineficiente ya que el presunto Sars-Cov-2 “viaja en aerosoles, que viajan unos treinta metros antes de aterrizar. Y los cierres han tenido consecuencias no deseadas tan terribles. Todos deberían estar abiertos mañana".

Test y mortalidad, estafas

A continuación, el patólogo se refirió a las fraudulentas pruebas diagnósticas. “Estoy en el negocio de las pruebas de covid. Quiero enfatizar que los resultados positivos NO (subrayado con fluorescente) significan una infección clínica. Simplemente está impulsando la histeria pública y todas las pruebas deberían detenerse".

Y concluyó, luminoso otra vez, aseverando que en Alberta, donde se llevó a cabo la reunión, las "personas menores de 65 años tienen una probabilidad de 1 entre 300.000 de morir de covid". En fin.