«Me acaba de comunicar mi director, que mañana, por primera vez en 15 años, no saldrá por censura interior mi artículo en La Razón»

«Por censura interior», refleja el brillante columnista. Es decir, que las órdenes proceden de más arriba pero el claudicante Marhuenda, para no perder sus chollos en tertulias, ha ejecutado el mandato.

Proceden de la planta noble de todo el grupo Planeta, a su vez incluido en el gigante mediático Atresmedia, que libran su propia batalla desde Antena3 y laSexta, Onda Cero y el propio rotativo: que Sánchez no se olvide de ellos ahora que los ingresos caen, la publicidad está por los suelos y los directivos y sus estrellas mediáticas están poco dispuestos a renunciar a sus estupendos bonus y sus millonarios sueldos.

Ussía intuía desde hace tiempo que en caso de ponerse las cosas difíciles, su tiempo en La Razón estaba en el descuento. En febrero, hace escasamente mes y medio, denunció haber sido vetado: «Desde hace una semana La Razón no cuelga mi artículo, y no me sorprende, sinceramente», criticaba. Fuentes internas de La Razón consultadas por este medio aseguraron a PD que no existe ningún tipo de veto y que de hecho los artículos del escritor estaban colgados en la web como habitualmente se había venido haciendo. El caso, «un malentendido», según las partes, se cerró en falso en ese momento. Y hasta ahora.