El Ayuntamiento de Manzanares El Real, a través de su delegación de Promoción Económica, Turismo y Montaña y Fomento del Empleo, ha ofrecido la posibilidad de que sus locales sean tratados con los dos Generadores de Ozono adquiridos más otros dos cedidos por el empresario local Javier González Torres, de la empresa BERMA DOS MIL TELEFONIA, una maquinaria específica que se utiliza para la higienización de aire y superficies, dado que el ozono es un potente oxidante que elimina bacterias, hongos y virus.

De esta manera se han establecido los turnos correspondientes para que personal municipal se encargue de realizar esta tarea.

El tratamiento es ofrecido por el ayuntamiento de forma gratuita con el objeto de que sea un complemento a la limpieza que los propios comerciantes lleva a cabo de forma ordinaria. Como decíamos, el ozono actúa sobre distintos virus y bacterias y su acción alcanza rincones y superficies de difícil acceso por otros métodos.

Por otra parte, el tratamiento por ozono NO ELIMINA la obligación de desinfectar las superficies habituales expuestas al contacto con personas como: mostradores, picaportes, herramientas y utensilios de uso compartido, por citar los más usuales. Y que, en cualquier caso, hay que tratar siguiendo las normas de seguridad publicadas por los distintos organismos competentes.

Precauciones

Como medidas de precaución, ya se han comunicado a los comerciantes una serie de acciones que pueden, deben y no deben hacer. Entre estas medidas, podemos citar que no debe limpiar el local con productos como lejías, cloros o cualquier otro desinfectante al menos cuatro horas antes del tratamiento, tampoco debe tener ambientadores ni desodorantes expuestos al tratamiento. O que no se debe exponer a la acción del ozono a personas, animales, productos alimentarios frescos, productos alimentarios sin envasar, ni productos químicos inflamables.

Aun habiendo transcurrido el tiempo mínimo de seguridad de 30 minutos desde el proceso de desinfección, se debe ventilar bien el establecimiento durante otros 30 minutos, antes de permitir el acceso al mismo de personas y animales.