Con dinero que gané

empujando sillas de ruedas

una imagen he comprado

de San José.

Con dinero que gané

trabajando en ese trabajo

que gracias a él encontré.

La imagen he colocado

en mi casa sobre el anaquel

más vistoso y destacado,

no en vano es San José

mi santo más venerado.

Que siga desde esa pared

echándome una mano

le pido lleno de fe.