Ayer se supo que Sánchez cesó a Fernando Garea por ser crítico con el asunto de Ábalos y el Delcygate....Pues nada, cuando el máximo responsable de una agencia de noticias importante critica al gobierno, pues se le cesa y ya está, eso sí aleccionando a la sustituta que no vuelva a cometer los mismos errores que su predecesor.

La agencia EFE fue crítica con las mentiras y contradicciones del Gobierno y sus cambios de versión respecto al encuentro de Delcy Rodríguez —la número dos de Nicolás Maduro— con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos en el aeropuerto de Barajas. Igualmente no gustó a la agencia el trato del gobierno español a Guaidó.

Todo ello ha llevado a los profesionales de EFE a la certeza de que había "roces serios" entre Moncloa y Garea. Así que Sánchez dio orden al secretario de Estado de comunicación, Miguel Ángel Oliver, que trasladara a Garea este pasado sábado la decisión de cesarle. Antes de irse redactó una despedida muy periodística, formalmente dirigida a la plantilla de EFE, pero ante todo muy dura con el gobierno.