La masonería blanca influye poderosamente dentro de la Iglesia católica romana desde al menos El Concilio Vaticano Segundo que comenzó en 1959 aunque se podría remontar al inicio de la Sinarquía Universal a finales del siglo XIX. La nobleza negra Europea desempeña un papel relevante en la existencia de esta masonería. Un grupo de poder de esta también llamada “ Super Fuerza” o “mafia de San Galo”, son Los Caballeros de Malta y un ejemplo de ellos es Erik Prince cuya empresa Academi tiene base operacional en Malta. Trabaja en paralelo con los servicios secretos chinos y la CIA entre otros. Se convirtió al catolicismo al unirse al Opus Dei, cuya sede CIC (Centro de Información Católica) se ubica en Washington.

Peter Thiel, su socio megamillonario, accionista en Facebook controla las redes sociales con su empresa, herramienta de espionaje sionista: Palandir. En realidad, Facebook fue creada por dos hindúes de la universidad de Stanford (Harinarayan, Rajaraman). El judio Jared Cohen y el israeli Joel Zamel también conectan la inteligencia americana con Google y Jared Kushner, yerno de Donald Trump es ya director de los futuros campos FEMA para el encarcelamiento de la disidencia cuando la ley marcial esté implementada. Esta falsa ultraderecha católica se organiza en Europa a través de Steve Bannon, títere de Netanyahu así como de Michael Modrikamen (The Movement) en conexión con la ZOA: Zionist Organization of América y la logia B’nai B’rith. En España, el pro.israeli Rafael Bardaji está vinculado con los Amigos de Israel. 

Steve Bannon fundó su “Escuela de Gladiadores” a cien kilómetros de Roma en el antiguo monasterio de Trisulti, a nombre de “Dignitatis Humanae Institute” o DHI y desde este sitio, organizan su falsa disidencia contra Bergoglio los mismos que más de medio siglo antes decidieron infiltrarse en El Vaticano. En ella participa monseñor Viganó que escribió su carta sobre la dignidad humana a través del periodico National Catholic Register vinculado al multimillonario Timothy Busch. Otro peligroso Instituto que busca derrocar al Papa, apoyando al capitalismo es el Acton Institute.

Esta mafia blanca tiene otra ramificación: El Yunque, dirigida por el AIPAC y los Jesuitas y que está detrás del surgimiento de HO (Hazte oír) en España. El Yunque, de extremismo neoconservador se apoya para su financiación sobre plataformas como El Phoenix Institute. Patricio Slim Domit, empresario mexicano relacionado con esta secta mesiánica y paramilitar, financió a Ignacio Arsuaga en España. En este punto de la “Instauración del Reino de Cristo en la tierra”, se asemeja a los evangelistas Dominionistas norteamericanos.

Asimismo, se puede establecer un vínculo entre la mafia rusa (que es judía) y este neoconservadurismo cristiano. Paul Manafort, quien puso a Trump en el poder, está relacionado con esta mafia. Alexey Komov, el “oligarca ortodoxo” y socio de Konstantin Malofeev es el punto de contacto entre Rusia y Citizen Go en España. Su financiación se debe en parte al dinero del narcotráfico. Los servicios secretos rusos fusionados con el gobierno y la mafia rusa, buscan la desestabilización de Europa a través por ejemplo de la GRU y la Unidad 29155. Semion Mogilevich, cabo de la mafia rusa, le entregó a Viktor Orban, primer ministro neoconservador catolico de Hungría, un millón de marcos alemanes para apoyar su elección. Mogilevich ha comprado su propia fábrica de armamento en Hungría. Por otra parte, el oficial de inteligencia Aleksandr Litvinenko, acusó a V. Putin de crimen organizado y pederastia, lo que le costó la vida. Hay que aclarar que, tras la depuración estalinista, los “Hijos de Trotsky” judeo.rusos se trasladaron a Estados Unidos. La KGB arrojó a aquellos criminales a Nueva York, en Brooklyn (Brighton Beach) y son ahora los intelectuales neoconservadores que colaboran con la inteligencia israeli. Se trata de la mafia NKL o Kosher Nostra judeo.rusa, la más despiadada del planeta.

A modo de conclusión, todo lo que brilla no es oro y se avecinan tiempos muy complicados con la próxima venida del Anticristo, que empezará a perseguir activamente a los verdaderos cristianos gracias a la vigilancia constante dada por la tecnología y mediante sus campos de reclusión, rehabilitación y muerte.