En medio de una sociedad donde la máxima audiencia se la lleva un programa que se define a sí mismo como un programa de rojos y maricones (Jorge Javier dixit) se considera princesa del pueblo a Belén Esteban, se dan los premios Goya a gente que abomina de Dios y de España o se lleva a la presidencia del gobierno nacional a un tipo como Pedro Sánchez, urge aproximarnos a faros que den luz en medio de la densa tiniebla en la que vive España.  Por eso hoy entrevistamos a Eduardo García Serrano.

Muchas gracias por concedernos la entrevista.

Gracias a ti.

En un país como el nuestro, donde la televisión, el cine y la mala literatura han embrutecido y conformado a la sociedad española de las últimas décadas es perentorio acudir a luces como don Rafael García Serrano. ¿De qué manera puede un escritor como su padre iluminar nuestra España de hoy?

Bueno, la prosa de mi padre es luz en sí misma. Precisamente, por el peligro que implica esa prosa hay un manto de silencio alrededor de la figura literaria de mi padre. Los escritores hoy en boga hablan en privado maravillas de mi padre pero en público no se atreven a enunciar lo que piensan.

La llamada implícita y explícita en la obra de mi padre a Dios y a España, es para el establishment actual intolerable. Por eso la obra de don Rafael García Serrano, está literariamente proscrita.

Uno de los temas favoritos de la izquierda española a día de hoy, es la de guerra civil. ¿Qué diferencia hay entre como trataba su padre la guerra del 36 a como la trata la izquierda de hoy?

La izquierda es en sí misma un saco de odio, de rencor y de veneno. Lo ha sido siempre y de forma especial en España. Para ellos la guerra que perdieron, fue un accidente militar donde lo más grave es que perdieron también la paz.

Mi padre, aborda la guerra como un acto de reconciliación (por paradójico que pueda parecer) entre españoles. La obra de mi padre, exuda amor al enemigo pues con ellos se habían de compartir los beneficios de la victoria y de la paz. La izquierda es todo lo contrario porque plantea la guerra civil como una guerra de exterminio. El ejército nacional solo trataba de derrotar al enemigo (y lo consiguió). En cambio, el ejército rojo pretendía exterminar a la media España que se negaba a dejar de rezar el padrenuestro y arrodillarse por tanto ante los mandatos del comunismo internacional.

Los nacionales, por el contrario, poco antes de terminar la guerra invitaban a los falangistas del frente a que practicasen la generosidad y la reconciliación con el enemigo derrotado puesto que eran tan españoles como ellos, todo esto cuando ya se sabía que la guerra estaba ganada.

Considero, que no podemos concluir este apartado sobre tu padre sin recomendar un libro para la juventud que pueda leer esta entrevista. ¿Qué libro recomendarías a los jóvenes españoles?

Permíteme que te recomiende más que uno, dos. El primero de todos ellos es el que primero escribió mi padre con 17 años titulados: Eugenio o proclamación de la primavera y el segundo La fiel infantería.

Continuemos, tras la recomendación de estos dos libros con su labor al frente de El Correo de España. ¿Cómo juzga usted a los grandes medios de comunicación españoles? ¿Tiene algo que ver su análisis la labor que realiza en su periódico?

El alma mater de El Correo de España, su propietario y editor es Álvaro, en primer lugar. Entonces junto con Álvaro lo que pretendemos (como lo hicimos originalmente con Sierra Norte Digital) es no claudicar ante el mensaje imperante en los medios masivos de comunicación y dar la batalla intelectual, cultural e histórica a la propaganda de izquierdas asumida también por la derecha liberal, esa leyenda negra que han construido sobre el franquismo y la España que se sublevó el 18 de julio de 1936 para no ser exterminada. En ese sentido nuestra labor es también didáctica.

Hoy vivimos en una España que el 95% de las nuevas generaciones ignoran todo sobre la figura de Franco y por supuesto de los líderes políticos que le acompañaban. No saben nada ni de Franco, ni de su obra, ni nada. Sin embargo lo que saben es en base a una imagen satánica de su persona como militar y gobernador.

Vivimos en una esquizofrenia donde mucha gente desprecia a una persona a la que no conocen al mismo tiempo. Por eso, nosotros desde El Correo de España, lo que tratamos, en la modestia de nuestras posibilidades, es invertir esa tendencia y que la gente vaya conociendo sencillamente la verdad.

La misión no es que España sea franquista, pero no aceptamos que se satanice desde el odio y la ignorancia a Franco. Nosotros damos datos e información para que la gente conozca y se forme un juicio propio.

Sin ánimo de forzar un paralelismo histórico, ¿cree que estamos, como hace un siglo, ante el colapso del sistema?

Creo que estamos en una situación, en la que la solución, al desastre que han fabricado los liberales y los socialdemócratas sólo se puede encontrar a través de un proceso revolucionario. Si nos empeñamos en que a través de las urnas salga la solución, seguiremos equivocándonos. El punto de degradación y de esclavitud al que hemos llegado, solo se romperá a través de un proceso revolucionario y ese proceso solo triunfará si está inspirado en Dios y en la unidad de la patria.

De lo contrario, seguiremos en ese proceso de degeneración hasta la desaparición absoluta de la nación española y por tanto de la idea de Dios que son inseparables.

Que este gobierno no es leal y no sirve a los intereses de España es evidente, sin embargo, podría identificarnos, más allá de los partidos que lo apoyan, ¿a quién sirve este gobierno? ¿Es acaso parte de un nuevo orden mundial?

Sirve a los patrones de la agenda globalista. Sirve a George Soros, Bill Gates y al catecismo del globalismo internacional que destruye las naciones - estado.

Primero a partir de la mal llamada revolución de mayo del 68 dónde empezó a destruir las conciencias, empezó a destruir la esencia de Occidente que es el catolicismo.

¿Ve posible, que con la doble crisis (sanitaria y económica) que padecemos el gobierno caiga a corto plazo?

No creo que estemos ante un gobierno estúpido, porque para ser tan malvado no se puede ser estúpido. Por eso no creo que el gobierno vaya a convocar unas elecciones inmediatamente. En el agotamiento de la legislatura le va la renovación en el poder. Pedro Sánchez agotará por todos los medios la legislatura, ya se lo dijo Pedro Sánchez a Rufián y aunque así no fuese, el remedio a este gobierno salido de las urnas sería un paño caliente absolutamente coyuntural.

La estructura (del sistema) es la misma, son todos hijos del sistema, su única fe la depositan en las urnas, en el Parlamento y en la democracia. Están todos en la misma labor, no hay diferencia sustancial alguna entre PP y PSOE (más allá de los rifirrafes coyunturales). En lo moral, en lo nacional son iguales y en lo económico el PSOE se rindió en lo económico al PP.

Todos son partidarios del aborto, del lobby LGTBI, del relativismo y del nihilismo.

Una de las grandes acciones de las que se jacta el gobierno social comunista es la de haber desenterrado a Franco. Pero ese hecho, no solo implicaba al gobierno y la familia sino también a la Iglesia Católica Romana. ¿Cómo valora el comportamiento de la misma?

Lo valoro en la misma medida en que valoro el comportamiento del sanedrín de Jerusalén (salvando las distancias entre Cristo y Franco) El sanedrín traiciona a Cristo en la misma medida que la conferencia episcopal española (conscientemente) traiciona al hombre que salvó del exterminio absoluto a la Iglesia Católica en España.

Si no hubiese sido por Franco, de la Iglesia Católica en España no quedaría ni una oblea.

Pues ese hombre que salva a la Iglesia en lo espiritual y material es 70 años después traicionado por los beneficiarios de su salvación. Lo han traicionado, mirando para otro lado y dejando que profanaran su tumba y su cadáver en un recinto sagrado.

La Iglesia Católica en España consiente en esa profanación con una complicidad activa con aquellos que 70 años antes asesinaban a los sacerdotes, profanaban los templos y quemaban el patrimonio eclesiástico.

Tras el cese del estado de alarma, volverán a oírse los clamores separatistas (principalmente) en Cataluña. ¿Cómo debería España solucionar no sólo el problema separatista sino toda la administración territorial? ¿Es acaso Francia el modelo que debemos seguir?

Acabando con el estado de las autonomías que nos lleva hacia el reino de taifas y la disgregación absoluta. Nadie es capaz de cortar de un tajo ese nudo gordiano, como mucho alguna leve reforma que recentralice alguna cosa, pero hasta ahí.

Mientras ese tajo al nudo gordiano de las autonomías no se produzca, las comunidades autónomas, seguirán disolviendo la idea de la unidad nacional española.

Mi modelo territorial sería una aproximación hispana al modelo territorial francés. Esto no obsta para matices. Desde luego una uniformidad total en absoluto pero si una centralización del poder político y evitar que los niños catalanes, vascos o andaluces pierdan la conciencia nacional.

Como siempre digo a mis entrevistados, le doy la oportunidad de añadir algún comentario que le parezca oportuno.

Nada más. Ha sido un placer haber charlado contigo.

Borja Ruiz

40af4cb4-1eec-43c5-b240-b941145a81dc