San Remigio bautizó al rey de los francos y la antigua Galia se convirtió en el primer pueblo bárbaro católico,-- hoy conocido como Francia—y,  desde entonces la llaman la primogénita de la Iglesia, --la “fille aînée de l’Église”--.  De ese momento histórico nos quedó como recuerdo imborrable la conminación del obispo de Reims  a Clodoveo: “Adora lo que has quemado, quema lo que has adorado”.

Pues bien, diríase que la Jerarquía católica nos está aplicándonos a los católicos esa norma y hemos de quemar lo que hasta el Vaticano II adoramos.

Desde que tengo uso de razón me fueron inculcando los dogmas de nuestra Fe y los mandamientos de nuestro Dios. Me enseñaron que  ciertos actos son pecados, y le ofenden-- algunos en forma gravísima, como los sacrilegios-- y aprendí a temerlos como enfermedad mortal para el alma. Me explicaron también  que San Pablo nos dejó una terrible advertencia olvidada hoy: ¡Si recibimos el cuerpo de Cristo indignamente, “comemos  al mismo tiempo nuestra propia condenación”! Pudo decirlo con más palabras, pero no más claro.

Durante cuarenta años jamás tuve la menor duda sobre estas verdades aprendidas “con el moco” --usando el dicho popular--  pero,  hete aquí que  los responsables de la defensa y difusión de las  enseñanzas de Cristo y del mantenimiento en su estado prístino, han traicionado al cometido recibido y se dedican a todo lo contrario, empeñados en provocar confusión y caos entre los creyentes.

Fui feliz durante esas cuatro  primeras décadas de mi vida, bajo el manto de una Iglesia asentada sobre la “Roca” de Pedro. Ahora llevo medio siglo largo, en  que la brújula no marca el norte y los fundamentos pecan de inestables. Cinco décadas de real  “inseguridad” sobre unos  cimientos que no se les percibe como “roca”  sino como arenas movedizas. Los fieles,  lo sentimos así y son  muchos los  documentos que lo provocan. Por ejemplo el escrito  de INFOVATICANA que me han enviado.  Siempre, necesitamos recurrir al Espíritu Santo pidiendo luz en esta oscuridad cada vez más densa para no desbarrar pero ahora más que nunca. 

Vivimos una situación como para preguntarnos si los Jerarcas se han propuesto desorientar al pueblo fiel, sencillo y creyente de verdad. No entiendo su proceder  ¿Es que no creen  en  la doctrina bimilenaria que ha cambiado  el mundo  y prefieren ajustarse su  “gobierno” a unas “normas propias”,  por encima de los Diez Mandamientos? Veamos esa carta al Papa.

IGLESIA UNIVERSAL / OPUS DEI / PAPA FRANCISCO Por Carlos Esteban | 05 julio, 2022.

El sacerdote africano sancionado responde al Papa: “Ha faltado respeto y la obediencia a Dios y al Pueblo de Dios”.

El Padre Jesusmary Missigbètòexpulsado del Opus Dei tras haber sido suspendido por criticar públicamente el presunto apoyo del Papa Francisco a las uniones civiles entre personas del mismo sexo, escribe al Santo Padre en respuesta a su sanción.

Jesusmary Missigbètò, que tiene prohibido predicar, confesar y celebrar Misa en público por sus críticas públicas al Santo Padre, escribe a Francisco con motivo de su sanción, que considera injusta, e insiste en una carta pública al pontífice que no puede dejar de criticar la actuación papal porque, “desde 2016, usted mismo ha faltado gravemente al “respeto y la obediencia a Dios y al Pueblo de Dios”. En efecto, antes de ser Papa y obispo, usted es sacerdote y, según el Código de Derecho Canónico, «los clérigos, en la conducción de su vida, están obligados de manera especial a buscar la santidad, ya que, habiendo sido consagrados a Dios por un nuevo título en la recepción de las órdenes, son dispensadores de los misterios de Dios al servicio de su pueblo”.

El sacerdote de Costa de Marfil acusa al Papa de haber “propagado herejías y lesionado gravemente las buenas costumbres”.

“Permítame señalarle, Padre, dónde está su error: está confundiendo las “leyes de convivencia” con las “leyes de protección”. Las leyes de convivencia están relacionadas con la ideología LGBTQ mientras que las leyes de protección están relacionadas con la discriminación humana. Existen leyes de protección para niños, mujeres embarazadas, personas con discapacidad, migrantes, presos, etc. Todas estas personas tienen derecho a la consideración y trato humano, pero no requieren leyes especiales de convivencia homosexual”.

Carga el sacerdote contra el Santo Padre por una cuestión más actual, la de negar la Sagrada Eucaristía a quienes defienden pública y activamente el aborto. “¿Es moralmente correcto dar el Sacramento de la Eucaristía a políticos públicamente abortistas que no renuncian al aborto? Dios y la Iglesia Católica siempre han respondido ‘no’ (cf. Código de Derecho Canónico 915-916). Desafortunadamente, usted ha respondido ‘sí’. De hecho, el 15 de septiembre de 2021, estuvo de acuerdo públicamente, con el increíble apoyo de los cardenales Ladaria, Peter Turkson, Wilton Gregory, los arzobispos Paglia y Michael Jackels, etc. (cf. mi cuarta carta abierta). El 29 de junio de 2022, ciertamente consciente y premeditadamente, permitió que Nancy Pelosi, conocida públicamente por su apoyo al aborto, recibiera la Sagrada Eucaristía en el Vaticano, durante una Misa celebrada por usted, y sabiendo muy bien que esto estaba públicamente prohibido.  Así, induce a la Iglesia Católica a irrespetar sus propias leyes dadas en el Código de Derecho Canónico y le falta el respeto a Dios y al Pueblo Católico.

Y concluye: “Mi sanción de esta mañana deja en claro que usted, el obispo Fernando Ocáriz y el cardenal Marc Ouellet aún conservan la capacidad de juicio moral. ¿Por qué, entonces, sus silencios culpables y escandalosos ante cardenales que carecen gravemente de “respeto y obediencia a Dios y al Pueblo de Dios”? El cardenal Hollerich, SJ (ha dicho públicamente que “la enseñanza de la Iglesia de que la homosexualidad es pecado es falsa”), el cardenal Marx (ha dicho públicamente que “la homosexualidad no es pecado”), el cardenal Matteo Maria Zuppi (permitió al padre Gabriele Davalli para bendecir a una pareja homosexual en una misa el 11 de junio de 2022), el cardenal Blase Cupich (permitió al padre Joe Roccasalva  que una pareja homosexual diera la homilía en una misa el 19 de junio de 2022, Día del Padre), etc.