El ejecutivo de Sánchez no para de no hacer todos los cambios que están a su alcance para hacer un país a su imagen y semejanza. Ayer se conoció el relevo en la presidencia de la agencia EFE. Fernando Garea será sustituido por la periodista Gabriela Cañas que se convierte así en la primera mujer en presidir EFE en sus ochenta años de historia.

Garea, tras ser destituido por Sánchez como presidente de la agencia EFE dijo: «El secretario de Estado de Comunicación me trasladó la decisión del presidente del Gobierno de proceder a mi destitución como presidente de la Agencia EFE. A partir de ese momento y hasta que se nombre oficialmente al sustituto o sustituta permaneceré al frente de la agencia, pero sin tomar decisiones más allá de las urgentes y de pura gestión diaria de la compañía"

En su mensaje de despedida, destaca la labor de los empleados, que «son los que tienen interiorizado el llamado estilo EFE que mezcla precisión, rigor, credibilidad, neutralidad y pluralidad. Los que tienen muy claro, ellos sí, que una agencia pública de noticias no es una agencia de noticias del Gobierno. Repito y subrayo porque es oportuno: nos enseñan que «una agencia pública de noticias no es una agencia de noticias del Gobierno, ni siquiera una agencia oficial». Y subraya: «En esta despedida, me reafirmo, en que, como dice el Estatuto de la Redacción: «EFE es propiedad de la sociedad en su conjunto».

En su escrito, Garea asevera: «Creo de justicia que los trabajadores y trabajadoras de EFE seáis los primeros en conocer una noticia que os afecta directamente y que la conozcáis por mí. Por supuesto, quiero daros gracias por vuestra dedicación y trabajo en estos 19 meses y pediros disculpas por aquellas decisiones que no hayáis compartido y por la incertidumbre creada en este periodo de cambio».