Hoy día 19 de marzo, es el día del Padre, el día de San José, por el cual lo primero de todo me sumo a la felicitación por su onomástica de los Joses, Josefas, Pepes y Pepas.

 

En segundo lugar y no por ello menos importante, dedicar estas palabras al demócrata de manual. Rafael Sánchez Escó, es decir mi padre con el cual doy las gracias a Dios de poderlo tener presente el día a día y el poder intercambiar impresiones con él hasta discutir con el defensor acérrimo del régimen del 78.

 

Mi padre, abogado de profesión, es un hombre nacido en el norte de España, de Aragón concretamente, al cual le dedico estas palabras en este artículo. Hoy en su día.

Mi padre, es un demócrata de manual acérrimo tal y como expongo en el encabezado de este artículo.

 

Que menos hoy en este 19 de marzo atípico como el año pasado de celebrar en este puente, su día ya que el poder tener una figura paterna es un lujo indispensable ya que es el pilar básico de la familia y precisamente ahora en los tiempos que corren urge defender tres pilares fundamentales.

 

Familia

Sindicato

Municipio

 

Sin ánimo de explayarme mucho en esta carta de dedicatoria creo que es de agrado y recíproco la defensa de la familia, de celebrar en familia que es el tesoro más grande, el día del padre y poder gozar de su compañía.

 

Me agrada mucho el discutir en el buen sentido etimológico de la palabra con mi padre, charlar de filosofía y espiritualidad aunque nuestro concepto de España, nuestra empresa común sea distinto ya que la familia natural, no se elige es la encomendada por Dios y un hijo ha de estar en su lugar en el puesto que le asigne cumpliendo la jerarquía encomendada.

 

Bien, concluyendo esta carta a mi Señor Padre, deseo de todo corazón y pido a Dios de que me lo tenga presente muchos años para seguir gozando de estas tertulias interminables con el único demócrata de manual que tolero, mi padre.

 

A pesar de nuestras discusiones. Escuetamente. Padre como decimos los anti sistema del régimen del 78.  Nada más que un párrafo escuetamente de gracias  como corresponde a nuestro laconismo militar.

 

Nihil obstat, de nuestras discusiones. Es un orgullo ser tu hijo ya que al igual que Madre sois una pieza indispensable en la matriz que hace palanca para girar el engranaje y el hacer del hogar una unidad en vertical como ha de estar nuestra empresa común llamada España.

 

Paz, laboriosidad y familia.

 

Un beso Padre, te quiero.