Al menos a mí me lo ha parecido o quizás sea lo más semejante a ese resplandor, que nos ilumina cuando alzamos nuestros ojos y miramos al firmamento, con el espíritu de un católico que se aferra a la fe en Cristo.

Hoy, un día más he estado en nuestro inmenso Recinto del Valle de los Caídos, que a nadie se le olvide, que son Caídos por Dios y la Patria.

Sin embargo; allí, hay depositados 33.833 cadáveres, que desde 1954 hasta 1983, fueron sacados de sus fosas, en cementerios de toda España  y con el permiso de sus familiares depositados en columbarios individuales y colectivos. De todos ellos hay identificados 21.423 y 12.410 son de personas desconocidas.

Lo que sí es una realidad es que el General Invicto, como único mandatario mundial de una contienda lo haría, quiso unir, consagrando ese impresionante mausoleo, a los que lucharon por Dios y por España, junto a los herejes que estaban contra Dios y la Patria.

¡Jamás en la historia de las Naciones, el vencedor une a vencedores y vencidos, pero nuestro Caudillo, lo hizo, como grandeza innata en él. Sin embargo; no solo los descendientes de los perdedores y de muchos vencedores, jamás le perdonaron y el agradecimiento, no fue otro que la ignominiosa e infame PROFANACIÓN de su Cuerpo!

Es inverosímil, creer que un hombre acusado de Dictador, criminal, sin corazón, hiciera eso, cuando estaba en el cenit y en el reposo del  guerrero, como Caudillo Vencedor, que a nadie tenía que dar explicaciones, ni  hacer algo, que él no quisiera, cuando esta inmensa basura de descastados, individuos miserables de la izquierda vencida en los campos de batalla, junto a la derechona infame, grotesca, acomplejada, …, y traidora, unieron sus fuerzas de mujerzuelas podridas, para aunarlas y junto a los dos más miserables reyezuelos de la “Maldita Dinastía” francesa y afrancesada, sacar el Cuerpo del General que lo dio todo por España y por sus ciudadanos. Murió en una cama, con un Cristo crucificado en sus manos y dando un beso a su Patria vencedora contra el criminal comunismo, la masonería y el anarquismo, dejándola en la Paz y en la envidia y admiración de propios y extraños.

Hoy, allí en nuestra Basílica Pontificia, en la mayor basílica de la cristiandad, horadada  en la roca granítica, más dura de cuantas se conocen. Esa Basílica que en principio era más larga que la del Vaticano y que hubo que achicar, con unas escaleras y una inmensa puerta, que la separaba en dos, para que no superara el largo de la Catedral de San Pedro.

Hoy, he asistido a la celebración de la Santa Misa, en la que el celebrante ha sido mi íntimo amigo  y admirado Prior D. Santiago Cantera, con el que después de Misa y como siempre me he reunido con él, para hablar de la situación y de nuestras “cosas”.

De la Sacristía han salido nuestros niños cantores, con música del organo, con sus voces angelicales, seguidos de los monjes celebrantes.

Durante la Misa, sus voces blancas, sus voces de ángeles en la tierra, han estado presentes durante toda la celebración, incluso un solista de unos 11 años, ha refrendado su inmensa voz, con cánticos alegóricos, que luego eran coreados por el resto de sus compañeros.

Pero la dicha, no es esa solo, sino que al final de la Santa Misa hemos asistido, a un coro de voces blancas, procedente del pueblo de Adra en la provincia de Almería, compuesto por 33 niños, algunos pequeñísimo, que calculo de 5  años, hasta los 14 años, junto a su director y pianista, más una chica tocando el violín y otro chico tocando el clarinete, más otros 7 chicos más mayores. Su repertorio muy variado y navideño, nos anuncia el nacimiento de nuestro niño Jesús, que tan solo unos días se llevará a cabo. Han estado interpretando, durante unos 45 minutos, mientras que el Coro de nuestros ángeles, allí estaban todos escuchándoles muy atentamente y aplaudiendo a sus amigos de voces, procedentes de Almería.

Luego y como siempre he hablado con mi querido Prior, poco, porque solo faltaban 10 minutos para la celebración de la Misa de la 13,00 horas.

Posteriormente y como siempre hago, he ido al Cementerio de nuestros monjes, para ante la tumba de mi querido y amado monje Fray Julio, Sacristán que fue de tan emblemática congregación Benedictina y que llevaba más de 50 años allí en nuestro Valle.  Todos saben que mientras yo viva, no le faltará una oración y dos macetas, que riego y cuido, allí en su tumba, dónde yace, a la sombra de la Cruz más alta, bella, maravillosa e ingente, que representa a toda la cristiandad.  

Posteriormente, he ido a la Hospedería, pero no he podido comer, porque no reservé mesa y tenían todo ocupado con dos turnos. Así que me he perdido ese gran menú, dentro del mayor y emblemático Recinto cristiano del Mundo.

El menú de hoy, en los comedores de la Hospedería:

PRIMEROS: Lentejas estofadas o Menestra de verdura o Macarrones a la carbonara

SEGUNDOS: Cordero asado con patatas fritas o Carrilleras estofadas de Ternera (Carnes con Denominación Origen de la Sierra de Guadarrama) o Atún con tomate y guisantes

POSTRES: Caseros y variados - Pan, agua y vino - TOTAL: 16 €.

 

DESCANSA EN PAZ MI BUEN AMIGO, MI QUERIDO SACRISTÁN