Estimado sodomita o en el argot que tú empleaste: rojo y maricón. Ya que según tú, dichos programas de televisión son aptos para ese público que son rojos y maricones.

Tus últimas declaraciones de mariquita, al faltar a Belén Esteban que francamente no es santo de mi devoción, pero estuvo a la altura por esta vez sin que sirva de precedente.

Eres vomitivo ya que tu público son ninis poligoneros y puercas de extrarradio que vas a ir perdiendo por la bilis y el hedor que desprendes ya que tienen serrín en el glande y detritus en el cerebro.

Siento asco que Mediaset, en este caso el canal de tele circo te de un puesto de trabajo con una solvencia económica elevada. Cuando hay miles de familias españolas que viven en la miseria, mientras tú te dedicas a verter mierda, pedazo de puerco.

Me parece asqueroso que un ser como tú tenga una parrilla de televisión propia y que tus fieles seguidores son gente inculta e ignorante a la que faltas al respeto.

Deberías de estar acariciando efebos en discotecas de Benidorm que es a lo que verdaderamente aspiras ya que la gente que ve: Sálvame, Supervivientes, Gran Hermano tiene un severo programa ya que es justo decirlo la totalidad no es del (target) que te otorga una elevada audiencia, sino que leyes como la LOGSE Y LA LOMCE son las culpables de otorgarte  a ti minutos en televisión.

Produces basura y escupes estiércol ya que faltas a hombres y mujeres por igual cuando se discrepa contigo ya que si no tienes respeto y estima contigo mismo, imagínate con los demás que están a tu alrededor.

Eres un despojo para los de tu misma condición sexual ya que te orinas  encima y llegas al plató con unas copas de más. Un maricón tal y como tú te defines en Damasco, Teherán o Irán, estarías colgado de sus respectivas grúas o lapidado.

Eres un ser soez y sórdido ya que los mundos oscuros que frecuentas son turbios. Siento una pizca de lástima por ti y por tu forma de ser ya que es para que te receten una medicación acorde con tu sintomatología arraigada.

Contagias a la gente, tu mal gusto de momento, sino has contagiado el VIH que mis sospechas tengo ya en cualquier País con un mínimo de respeto a la dignidad humana e integridad física no encontrarías trabajo ni de humilde barrendero.

Como estamos en España, nos toca castigarnos la vista con tus apariciones de estrella en los shows decadentes en los que sales, buscando protagonismo y notoriedad.

Deseo de todo corazón que mediaset te expulse definitivamente de las tertulias ya que vas de reina del caribe, coartando la libertad de expresión, no solo a la ordinaria reina del pueblo que como he dicho no es santo de mi devoción, pero que por esta vez sin que sirva de precedente le doy toda la razón porque la verdad es verdadera la diga Agamenon o su porquero.

A coto Matamoros por usar la libertad de expresión también le echaste del plató y te las distes de ofendidita ya que a la reina de Saba o Priscila la reina  del desierto, tienes libertad Jorge Javier, para escoger la que más te guste hay que besarle los pies o chuparle el glande el cual tienes con serrín y detritus en el cerebro.

También es justo decirte que la culpa no es en toda su totalidad tuya, sino de Zapatero que en 2004, legalizó el matrimonio homosexual otorgando al que sea más gay el premio pluma.

El sida lo tienes alrededor y son tus programas de televisión que son el verdadero opio del pueblo con el que corrompen la moral y ética de los jóvenes poligoneros que aspiran en convertirse en famosos por un periodo escueto de tiempo en la parrilla de Gran hermano o supervivientes.

 Junto con tus contertulios de Sálvame, del equipo de Mierdaset ya que tele circo es la televisión de los mierdas y analfabetos que componen esta sociedad y tú eres su rey Midas. Allá donde no hay justicia, es muy peligroso tener razón y no me refiero a los sórdidos platós de Sálvame Deluxe en donde la zafiedad y la ordinariez son  la nata y la fresa.

Me gustaría a mí y a muchos compatriotas verte sin empleo ya que las pérdidas millonarias empiezan a acechar y tendrá consecuencias negativas, nada me produciría más placer visual.

Gran Hermano en donde abundan poligoneros y pedos fatuos en esa casa que huele a mierda ya que si la mierda no se airea, termina esparciéndose por todos esos decadentes y deprimentes habitáculos en donde el sexo, el hedor y la detritus moral anidan y pululan cual mosquito o avispa en verano.

Por otra parte están los tronistas y las chonis de extrarradio que por no leer, no se han leído ni el libro gordo de petete, ni Barrio Sésamo, esa gente que se gana el pan, vendiendo miserias ajenas y usando el argot popular, aireando mierda, hacen bolos de tronistas en el cálido Benidorm.

Por cierto Jorge Javier. ¿Estás más viejo o es el nuevo tinte de pelo de la peluquería en el que cual maruja viertes cotilleos?

Resulta nauseabundo e hiriente y un insulto a la inteligencia, al honor y a la verdad que un despojo humano como tú tenga trabajo y miles de familias vivan miserablemente en el umbral de la pobreza, médicos y sanitarios y trabajadores de todo tipo sin cobrar el Erte y el sueldo de muchos autónomos en números rojos.

Un maricón como tú, en las grúas de Damasco y Teherán, estarías colgado de las grúas por tu condición sexual o lapidado por dártelas de maricona mala ya que si estuvieses en un País Otomano como Constantinopla, serías la putita de la cárcel en la película de: El expreso de medianoche.

La gran mayoría de rojos son pseudo intelectuales, tú directamente no estás ni en el subsuelo de tú fracaso. Suerte tienes de vivir y trabajar en un país como España en donde la vagancia, la chabacanería y ordinariez prima porque en un país soberano como dios manda no encontrarías trabajo de nada.

Ala maricón, ponte el tutú, enarbola la bandera del arco iris y a manifestarte a Damasco y a Teherán.

Por cierto cuando hagas la puerca sodomita, límpiate y lávate las manos y quítate el mal sabor de boca que huele y nos deleitas con un perfume de cerdo que parece sacado de la novela de Patrick Suskind: el perfume que ni te habrás leído y desconoces  de su existencia.

Tú a lo tuyo a acariciar efebos en Chueca que ahí eres la reina.