La Legión como prisión alternativa. Por Antonio Casado Mena