El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera y en la Diputación de Cádiz, Antonio Saldaña, ha triplicado la tasa permitida en un test de alcoholemia practicado por la Policía Local tras haber protagonizado un incidente de tráfico. 

Según se recoge en las diligencias, Saldaña se encontraba en un estado que evidenciaba la ingesta alcohólica. El dirigente popular fue puesto en libertad con cargos alrededor de las nueve de la noche. 

Las disculpas por parte del político no se han hecho esperar: "No debí coger el coche de Fermín a Aranda hasta mi casa. Ha sido un error. Me arrepiento". También quiso alegar, en declaraciones a Radio Jerez, que se encontraba "trabajando por y para Jerez" y que en dicho encuentro tuvo  bien beber "varios amontillados".