Cake Minuesa presentó una demanda contra su compañera de profesión Beatriz Talegón. El 21 de aquel mes, el reportero conocido por su valentia de meterse en sitios inverosímiles para un españolista como él y sus seguidores, sufrió una agresión por parte de uno de los manifestantes que se concentraron en las calles de Barcelona contra la celebración del Consejo de Ministras en las entrañas de la ciudad. Tres años después, Minuesa ha dado marcha atrás y ha “desistido” en su querella y deberá abonar a la demandada 3.000 euros por las costas del juicio.

Minuesa anunció en sus redes sociales: “Quiero comunicar que he desistido en la demanda contra Beatriz Talegón, motivada en su día por un mal asesoramiento y que fue completamente injustificada”, argumentó en Twitter, quien lamenta “profundamente” las molestias causadas, así como “el daño a su imagen pública y honor”.