Roures, Villarejo y Terribas comiendo amigablemente en Villana y Cortesana. Hotel Santo Mauro, off course (5 estrellas, que siempre fue muy de morro fino la Izquierda Caviar). Muy cinematográfico todo: policía corrupto, empresario mafioso, periodista que trabaja para un mafioso y para las cloacas de la Generalidad. Un albañal cada vez más concurrido y colorido. Ferreras, Pastor, Inda…Florentino/Real Madrid/ACS en lontananza. O Ana Terradillos de la SER. O  Ernesto Ekaizer sobre Cebrián, ambos grabados en conversaciones con la rata villareja. Esto sí que es democrático, aquí cabe todo cristo. Caballeros de la prensa.

Fariseos

Lo de escandalizarse por lo de Ferreras con Villarejo, perfecto, pero silbar disimulando por la de Roures con el Comisario V, ¿cómo lo llamamos? ¿Hipocresía o impacto en redes del entorno de Che Pablenin?

Y por supuesto, Iglesias nada tiene que ver con el monopolista dueño del fútbol en Bozalistán: ora trosko gramsciano, ora hipercapitalista, tan NOM. Y el día que Roures deje de conspirar, también con Villarejo, ese día concluirá el denominado procés y sus ramificaciones. No tengan duda, lo demás es fuego de artificio y escenificación.

Y han pasado varios días…y sin noticias ni nada de la peña que se quejó de los audios de Ferreras (con razón) sobre la reunión del jefe de Pablo Iglesias en Público ( Mediapro), Roures, con la cloaca de Villarejo. Fariseísmo por todos los sitios. En fin.