Entrevista realizada el 12 de octubre de 2018

El pasado 25 de agosto fallecía en Calanda (Teruel) don Antonio Zapater Carón (Barcelona, 1927), quien descolló en vida por ser uno de los más activos propagandistas franquistas españoles. Miembro histórico de la Guardia del Generalísimo Francisco Franco, Zapater residía en Calanda, aunque buena parte de su vida había transcurrido en Alemania. Hermano del filósofo José María Zapater Carón (autor, en otras obras, de La libertad en Karl Jaspers), era un conocido coleccionista de objetos, libros y fotografías sobre el franquismo. Cultivó asimismo una notable amistad con varios de los más significados patriotas del siglo pasado, como el ex-teniente coronel Antonio Tejero.

La entrevista que a continuación ofrecemos fue realizada en Calanda, el 12 de octubre de 2018, en el ámbito del salón del domicilio de Zapater. Pese a su delicado estado de salud, manifiesta senilidad y pérdida de memoria, un fatigado Zapater se mantuvo lúcido y pudo atendernos, respondiendo a nuestras preguntas durante los quince minutos que duró el encuentro.

¿Usted conocía bien al Generalisimo Franco? Cómo era en el trato el gran estadista católico, al que hoy con tan furibundo odio desprecian los enemigos de Cristo y de España.

No era un dictador, no… ni nunca lo fue… (Zapater queda pensativo un rato) Por eso… todas las mentiras y calumnias que dicen ahora de él… me sacan de quicio. Recuerdo muy bien la primera vez en la que Franco me recibió en audiencia: entré a su despacho, un poco nervioso, pero pronto recuperé la calma. Franco me recibió afectuoso, como a un hijo. Todos los españoles éramos sus hijos, ¿sabes? ¡Amor de padre! A los pocos minutos entró uno de sus ayudas de cámara, y Franco le dijo:

  • Por favor, ¿pero no ve que estoy atendiendo al señor Zapater?

Así era Franco, un hombre llano y recto, con un corazón muy grande, que sabía tratar a todos por igual, sin distingos..  

Tengo entendido que usted fue amigo de la hija del Caudillo, doña Carmen Franco y Polo. ¿Qué nos podría decir de esta extraordinaria mujer?

¡Ah! (Pausa) A Carmencita me la bailé en La Toja en 1952… (Larga pausa) Lo recuerdo como si fuera ahora mismo. Era una chica muy guapa e inteligente, tenía muchos pretendientes. Había sacado del padre ese carácter regio y viril de la España de aquella época... Todo esto se ha perdido. Se nos fue hace poco, la pobre.

 

¿Qué nos puede decir de su amistad con el teniente coronel don Antonio Tejero?

 

Un amigo, pero ante todo, un patriota como la copa de un pino. Amaba a España más que a sí mismo. Y así se lo pagaron. Sabes… ¿quién queda así hoy? Una peña de políticos ladrones, un montón de porquería… Iba a menudo a visitar a Tejero a la cárcel. Él también estuvo aquí de visita. Si algo le gustaba de Calanda eran los melocotones. ¡Pobre Antonio! Cómo te lo han agradecido…

¿Qué nos puede decir del legado del General Franco?

Mira, mira lo que te digo… desde mi experiencia: con Franco se vivía mejor, pero muchísimo mejor que ahora, infinitamente mejor. La gente dejaba las puertas de sus casas abiertas y aquí no pasaba nada. Ley y orden, respeto y propiedad. Todos se respetaban porque la política de Franco era una política sana, al revés que ahora. Si podemos decir “esto es mío” es porque vivimos de los restos del franquismo. (Toma aliento) Cuanto queda a las familias en su patrimonio nos viene de la obra de Franco, que fue salvadora. Y ahora lo llaman el dictador, pero no fue dictador, nunca lo fue. ¡No!

Veo que tiene sobre la mesa unas felicitaciones navideñas de la Familia Real, y además dedicadas. ¿Es monárquico?

Me llevo muy bien con “la Leti”. Cuando me vio la última vez me saludó desde lo lejos, gritando: “¡Eh, Zapater!”. (Zapater se sonríe)

Para ir terminando, ¿qué les diría a las nuevas generaciones ante la desastrosa situación actual de España?

(Pensativo, aguarda silencioso un rato) Que aprendan, que aprendan a conocer la verdadera historia, no la mentira que les han metido en las cabezas, y que amen la obra de Franco, a quien deben la vida, porque si Franco no hubiera ganado la guerra, los rojos nos hubieran matado a casi todos, y ellos no estarían aquí ahora. Piénsalo, los rojos nos hubieran matado a todos. Ya ves lo que hicieron en este pueblo el 36… Que sepan que por algo Franco fue el español más grande del siglo XX, y el mayor político que hemos tenido… desde Isabel la Católica y el Cardenal Cisneros.

 Telefono_016_1

Antonio_Zapater_Caron_1