Recordemos. Año 2018, septiembre, tres tacos ha. El Centro Helmholtz de Investigación Oceánica de Kiel, datos y agenda para desarrollar en Canarias un experimento sobre geoingeniería marina. Consistente éste en manipular la atmósfera con la finalidad de analizar, entre otros, la liberación de oxígeno. «Desoxigenación oceánica», inquietante eufemismo.

La ONU, cuando habla de geoingeniería, siempre miente

La geoingeniería marina se define en la criminal ONU como «una intervención deliberada en el medio marino para manipular procesos naturales, que contrarresta el cambio climático antropogénico o sus impactos, y tiene el potencial de producir efectos nocivos, especialmente cuando esos efectos pueden ser generalizados, largos, duradero o severo».

Mentira, obvio. Colosal embuste onusino. ‘Cambio climático’, brutal trola, porque esta vaina trata, esencialmente, de manipulación, tanto mental e informativa como climática. Además de súper negocio (que le jodan al capitalismo verde), obvio, manufacturado todo ello por la satánica ONU, no sólo para la obtención de grandiosas cantidades económicas, sino para evitar la evolución de los naciones más depauperadas de la Tierra. Los más pobres del planeta, como siempre, a joderse.

Tras manipular los mares, “casualmente” brotan seísmos

La Palma y todas Las Afortunadas, inicuo laboratorio de experimentación, manipulando la atmósfera. Bombeando agua profunda fría y cargada de nutrientes a la superficie. Giro de tuerca, la hiriente realidad: geoingeniería en su fase marina y microalgas, lo que realmente se hace es sembrar hierro a punta pala. Punto pelota. Esto produce una salvaje y destructora acidificación de los océanos y de todo el hábitat marino. Y las milongas de revertir el cambio climático, para ellos.

Los criminales gobiernos crean el problema y luego nos ofrecen la solución. ¿Les suena la PLANdemia? Y recuerden gloriosa anécdota: a un filántropo hipermillonario de los cojones tuvo una ideíca: sembrar hierro directamente en el océano, realizando la referida fertilización oceánica. Casualmente, vaya, se produjo un descomunal seísmo allí donde se encontraba. Faltó, imagino, la guinda del pastel: una erupción volcánica...

Eritis sicut dii

...“Casualmente”, juegas a ser Dios, y la cosa se te puede ir de las manos. Eritis sicut dii,  Génesis 3,5. Seréis como dioses, profecía autocumplida de la sierpe en Edén. Hogaño, todo ya completamente desorejado. Y sin vuelta atrás en los proyectos manipuladores de las élites genocidas. En fin.