Un grupo de 28 mercenarios fueron identificados como parte del comando que provocó el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse  el pasado 7 de julio. De los 28, 17 fueron detenidos mientras que 3 fueron fulminados en enfrentamientos con los maderos. Entre los detenidos se encuentran varios soldados colombianos retirados y, al menos, dos estadounidenses.

Cinco hilos

Mano ejecutora, sicariato. ¿Pero de qué? Tiremos de varios hilos. Uno. Las próximas elecciones convocadas en Haití para el próximo 26 de septiembre contaban con fuertes resistencias por parte de la oposición (perra faldera del mundialismo eugenésico) y todo el proceso era visto con fortísimas desconfianzas por parte de toda la comunidad internacional, por “falta de transparencia y por  no ser lo suficientemente inclusivo". Sic. Dos. El odio de esa misma comunidad internacional contra Moïse por sus óptimas relaciones con el siniestro régimen de Maduro, pero también muy odiado por el NOM. Clave: los fondos del programa de ayudas venezolano Petrocaribe. Soberanía energética, pues.

Tres. La izquierda opositora, marioneta del genocida globalismo, trataban a Moïse como un "dictador". Moïse siempre había asegurado, hasta el mismo día de su asesinato, que su intención era dejar el poder el 7 de febrero de 2022, al cumplirse justo un lustro de su investidura, y ceder el poder a quien fuera elegido en las elecciones. Cuatro.  Moïse se había granjeado plurales y hostiles enemigos entre las pudientes familia del país que controlan negocios claves en el país, como la energía, la telefonía y, sobre todo, la banca, a los que siempre responsabilizó hasta su asesinato de la corrupción sistémica y sistemática y de la inestabilidad crónica que vivía la Somalia caribeña.

Cinco. Recientemente, Moïse también había conquistado multitud de refractarios entre las potentísimas bandas armadas que controlan los numerosos  y paupérrimos arrabales de Puerto Príncipe. La violencia de las bandas se recrudeció desde comienzos de junio, en especial por la acción de G9 an Fanmi e Alye, una federación de cuadrillas que hasta hace poco se consideraba que se hallaba próximo al Gobierno haitiano y que, en las últimas semanas, ya declaró abiertamente la guerra a Moïse.

...Si te opones a la FARMAFIA, estás muerto

Cuatro presidentes más que probablemente asesinados por oponerse a la criminal FARMAFIA. John Magufuli, Tanzania (con él supimos que el fraudulento test daba positivo en cabras y papayas). Hamed Bakayoko, Costa de Marfil. Ambrose Dlamini, Suazilandia. Pierre Nkurunziza, Burundi. Una preguntita a los sorosianos títeres  del Black Lives Matter. ¿ Estas cuatro vidas negras no importan?

 

Y rememoremos la “peculiar” muerte del citado Nkurunziza. Recuerda sospechosa y poderosamente el enigmático accidente aéreo del presidente polaco Lech Kaczyński el diez de mayo de 2010, en el que murió poco después de rechazar para su país la vacuna contra denominada gripe A.  Asimismo, otro esclarecedor ejemplo: el presidente de Madagascar, Andry Rajoelina, afirmó que la Organización Mafiosa de la Salud ofreció a su país la suma de veinte millones de dólares como soborno para envenenar deliberadamente la cura natural para la presunta covid-19: un remedio a base de hierbas denominado COVID Organics realizado con Artemisia que podía curar a los pacientes, según dijeron, de la supuesta covid-19, en diez días…Esperemos que a  Rajoelina no le dé un “subito” infarto. Los Lukashenkos africanos, ains, defendiendo su soberanía nacional, tanto sanitaria como económica.

Retornemos a Haití

Se llama causalidad y aplicación de la pura lógica. Noticia de EFE, 6 de abril, 2021. "Haití rechaza la vacuna de AstraZeneca que le ofrece la OMS".  El País, 7 de julio, 2021. "El presidente de Haití, Jovenel Moïse, asesinado a tiros en su domicilio". Europa Press, 15 de julio, 2021. "Haití recibe las primeras 500.000 dosis de la vacuna contra el coronavirus donadas por EEUU". Pues eso. Blanco y en botella suele ser leche…

…Según los resultados preliminares de un estudio de percepción apoyado por UNICEF y realizado por la Universidad de Haití en junio, sólo el 22% de los haitianos aceptaría ser "vacunado". Os habéis cargado al presidente, vale. Pero posee abisal, casi hadal, curiosidad en ver cómo torcéis la voluntad del 78% de haitianos que os están diciendo que os metáis los tecno venenos transgénicos por el puto ojete. En fin.