Agentes de la Policía Nacional han ejecutado dos registros en Parla en una operación donde se ha detenido a 28 personas que, presuntamente, formaban parte de una organización criminal dedicada a la falsificación de recetas médicas para adquirir benzodiacepinas, un medicamento utilizado para elaborar ‘karkubi’, una droga consumida en los estratos sociales más desfavorecidos de Marruecos.

Junto a otros dos registros en Madrid se han intervenido más de 33.000 pastillas, 581 recetas médicas, nueve sellos de facultativos, 14 tarjetas sanitarias, más de 48.000 euros en metálico, seis vehículos de alta gama y una troqueladora de matrículas. Estos medicamentos intervenidos podrían haber adquirido en el mercado negro un valor de 150.000 euros.

En un primer momento, los fármacos eran adquiridos en Madrid, pero el cerco policial y las cada vez mayores trabas de los farmacéuticos para dispensar el medicamento hicieron que ampliaran su radio de compra hasta Castilla la Mancha, Castilla y León y la Comunidad Valenciana. Desde la capital se trasladaban en grupo a esas comunidades autónomas y cargados de recetas falsas se distribuían por las farmacias obteniendo entre 15 y 20 cajas por persona al día.