Nobleza obliga. Juan Carlos Quer no se hundió en las espesas tinieblas de la desesperación tras el trágico final de su hija Diana, aunque una espada de dolor atravesó su corazón. Un espantoso asesinato marchitó para siempre, en este valle lacrimoso, la flor de su vida y un gélido atardecer heló la sangre palpitante de millones de españoles. Tras 500 días eternos de sufrimiento, con un país en vilo, que fueron realmente 500 noches, mucho más oscuras que en la canción, fue testigo de como el paraíso deviene en infierno.

Con la sonrisa de su hija, lumínica como antorcha y su perenne recuerdo grabado a fuego indeleble en su corazón, por celestial alquimia, transformó las espinas de dolor en rosas de conformidad y, siguiendo la dulce estela de Diana, se puso a porfiar con denuedo para que otros padres no sufran jamás el gólgota de un suplicio tan atroz.

Juan Carlos Quer, padre de #DianaQuer sigue necesitando el apoyo de los españoles, pues continua recogiendo firmas a favor de la #PrisionPermanenteRevisable es https: // bit.ly/2IX9W91

Agradecemos de corazón que atienda a El Correo de España y reflexione sobre la importancia de no derogar la ley de Prisión Permanente Revisable y luchar por los derechos de las 14.000 personas que hay desaparecidas actualmente en España.

¿Su actual lucha por una causa justa da sentido a su vida y consuelo en medio de un desgarrador dolor?

Cuando te acontece algo tan trágico como es la perdida de una hija en estas circunstancias tan terribles. Considere usted que estuvo desaparecida 500 días, con lo cual todavía aumenta más el dolor por la incertidumbre, lo que te viene es la sensación de que esto tiene que tener algún sentido, alguna razón.

No fue algo ni premeditado ni improvisado. Simplemente cuando localizaron el cuerpo de mi hija y yo traía el cadáver para Madrid después, insisto, de 500 días terribles, lo que vino a la mente es la sonrisa de mi hija como si me dijese -No te vayas a llorar a casa papá vamos a hacer algo para intentar ayudar a otras personas para que no pasen por aquí. Por esa razón puse en marcha la campaña de Tu protección es nuestra lucha, que consiguió ni más ni menos que 3.200.000 apoyos ciudadanos de todas las ideologías.

La fe suele ser un gran consuelo en medio de un dolor tan descomunal.

Te vuelves loco sin no encuentras un sentido a esa tragedia. Mi hija nació muy prematura y luchó por su vida durante seis meses y toda su vida fue una lucha y me consta que murió luchando y por eso murió porque luchó. Ella dijo NO de un modo claro y evidente. Y esta fuerza, este mensaje de mi hija me ilumina para evitar, en la medida de lo posible, que violadores y asesinos reincidentes no salgan de prisión jamás si no están rehabilitados. Y hay personas con las que es imposible la rehabilitación. El fin de la pena en nuestra Constitución es la reinserción, pero a veces esa reinserción no es posible.

Lamentablemente hay muchos ejemplos de reincidentes.

Hay numerosos ejemplos como el violador del Eixample, el violador del ascensor, el violador del estilete...son violadores y asesinos que sistemáticamente cada vez que han salido de la cárcel han vuelto a provocar nuevas víctimas inocentes y ante eso nuestra sociedad debe de reaccionar.

Es incongruente que muchos feministas que tanto hablan de defender a la mujer, no pidan la máxima pena para violadores y asesinos.

Todos aquellos que se erigen “como defensores de los derechos de la mujer” son los primeros que deberían salir al frente y evitar que se derogue la ley de Prisión Permanente Revisable. Esa es nuestra lucha, evitar que se derogue porque esta ley salva vidas. Muchos que se dicen feministas más que defender a la mujer, utilizan a la mujer. Hay que defender a la mujer con medidas efectivas, no solamente es dar clases de educación ciudadana sino hay que prevenir con leyes penales efectivas para evitar que este tipo de circunstancias se reiteren. Muchos de ellos pretenden penas a la carta de sus pretensiones. Si se trata de los militares argentinos la cadena perpetua es fantástica, pero si se trata de niñas aquí en España parece que todo lo que a cualquier padre con sentido común nos parece lógico no es suficiente para ponerlos en prevención.

Algunos asesinos confiesan incluso que volverán a reincidir.

El asesino de Laura Luelmo, que desafortunadamente fue asesinada un año después de mi hija, y que me parece que se llama Bernardo Montoya, dijo que no le suelten jamás porque volvería a reincidir. Su mensaje es evidente y una prueba de que muchos reincidentes necesitan esta pena para que no se cobren nuevas víctimas. A aquellos que quieren suprimir las cárceles y que dicen proteger a la mujer les pido que apliquen el sentido común. Un 70 % de la población española apoya incondicionalmente que se mantenga esta ley de prisión permanente revisable.

Igualmente el apoyo humano de familiares, amigos y conocidos y toda la buena gente que sin conocerle de nada, hemos sufrido con usted su dolor. ¿Cómo podría agradecer el apoyo recibido por tanta gente?

Simplemente un GRACIAS por su cariño a mi hija Diana, que forma parte ya de muchos hogares españoles y en segundo lugar GRACIAS por ayudar a mitigar el dolor y que todo el mundo entienda que esto nos puede suceder a cualquiera. Aconteció en nuestro caso en las fiestas patronales de un pueblo, unas fiestas a la que pueden ir en algún momento las hijas de todos los españoles y desafortunadamente había un desalmado, que no solamente término con la vida de mi hija, sino que durante los 500 días que Diana estuvo desaparecida y sepultada en ese terrible pozo intentaba meter a otra niña en el mismo maletero en el que metió a mi hija para depositarla, tras violarla y asesinarla, en el mismo pozo.

¿Qué diría a aquellos que dicen que la prisión permanente revisable no salva vidas?

Esta ley es prevención. Salva vidas desde el momento que el asesino de mi hija jamás podrá atentar contra otra niña inocente si no está rehabilitado.

Usted dice que la defensa de nuestras hijas no debe tener ningún signo político sino el más elemental sentido común...

Las cifras son aplastantes. Me parece que el 78% de los votantes del PSOE apoyan incondicionalmente la ley de Prisión Permanente Revisable y el 50 % de los militantes de Podemos apoyan la no derogación de esta ley porque quieren desde el sentido común defender a la mujer y a nuestras hijas. Considere que no todo el mundo lleva coche oficial y escolta.

Igualmente es importante luchar por las 14000 personas desaparecidas que hay en España, con el consiguiente dolor, algo que no parece importar mucho a los políticos que gobiernan.

Esto llama terriblemente la atención. Mi hija estuvo 500 días desaparecida, así que yo siempre me consideraré el padre de una niña desaparecida, que desafortunadamente después tuvo este trágico desenlace. Muchas de estas 14.000 personas han sido asesinadas y no tenemos la certidumbre porque no hay cuerpo del delito. En el Congreso, después de una serie de reuniones, promovimos el que se crease un estatuto del desaparecido porque en este país un muerto tiene derechos, un vivo tiene derechos, pero un desaparecido está en un limbo jurídico, no tiene derechos de ningún tipo. Al asesino de mi hija desde el minuto cero le pusieron un abogado. A una familia humilde le desaparece su hija con 14 añitos y por su supuesto el abaogado se lo tienen que buscar con sus medios.

Es surrealista que parece que hoy en día las leyes favorezcan al ocupa, al criminal...más que a las víctimas.

Así es y en los casos de los delitos de sangre les pagamos a los criminales el abogado y el procurador en la primera instancia, en la segunda y en la tercera. Y en cambio para las personas que buscan a sus familiares desaparecidos de 3, 4, 5, 6, 7, 8 años...no hay recursos suficientes por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado. Hay que establecer unos derechos de la persona desaparecida en un país que se dice democrático. Es una prioridad buscar a estas personas y localizarlas antes que buscar personas de hace 90 años.

Usted lucha contra un Sistema, ¿siente que su lucha puede caer en saco roto o cree que, aunque no se viesen frutos ahora, su testimonio ahí queda para que otros tomen el relevo y las cosas acaben cambiando?

Siento que es importante la labor que hacemos. Depositamos en el Congreso 3.200.000 firmas para evitar la derogación de la ley de Prisión Permanente Revisable, que desde el punto de vista de su desarrollo en el ámbito europeo existe en todos los países menos en Croacia y Portugal. Son penas de carácter extraordinario para delitos extraordinariamente graves cometidos sobre las personas más vulnerables de la sociedad (niños, ancianos...). No es una causa política, es una causa de sentido común defendiendo causas que son justas. La derogación de esta ley se paralizó. Hoy está pendiente de un recurso que lo tiene que estudiar el Tribunal Constitucional desde hace 5 años. Está ley no se derogará porque en España mayoritariamente los ciudadanos no quieren que se derogue, porque es una ley necesaria que salva vidas. Eso es lo fundamental.

Por último, usted ha manifestado en varias ocasiones su deseo de crear una Fundación con el nombre de su hija, ¿cómo va ese proyecto?

Va despacio porque este individuo no dejó una única víctima Diana, dejó 4 víctimas a toda la familia. Y ahora la prioridad es ayudar a mi otra hija a recuperarse y con posterioridad claro que tengo una enorme ilusión por desarrollar este proyecto de la Fundación.

EL_DF4mXkAA8-Q7

In memoriam