Christine Lagarde, hoy presi del Banco Central Europeo, en su día FMI: "Los ancianos viven demasiado". Dan Patrick, vicegobernador de Texas: "Los abuelos deberían sacrificarse y dejarse morir para salvar la economía en bien de sus nietos y no paralizar el país". O Taro Aso, viceprimer ministro y ministro de Finanzas del gobierno nipón. Los ancianos deberían "apurarse y morir". Y tal vez no sean expresiones literales. Ay, la literalidad, solo cuando nos conviene. La eterna doble vara de medir. Es el estilillo, covidiota, no la literalidad. Demasiado gasto, of course.

Sobran ancianos...

El gerontocidio es definido por los antropólogos como la práctica por la cual ciertas comunidades humanas se desprendían de los viejos cuando éstos se transformaban en una carga, por las razones que fuese, excesivamente onerosa.

Hogaño, perfecto ejemplo. Durante los meses de marzo y abril, al inicio de la plandemia, paradigmática eutanasia de Estado perpetrada por los diversos y multiformes sicarios del Leviatán. En manos de élites eugenésicas, obvio, cristalización de un abierto darwinismo social, suerte de "higiene" exterminadora que nos "protegería" de la decrepitud, el ocaso, el crepúsculo. Solo sobreviven los más aptos.

¿Modelo chino como ejemplo? ¿También demográficamente? Los manejos de China con la demografía, pura atrocidad. Su "despegue" económico, (silenciosos) gerontocidios en masa.

La jubilación tal como está hoy concebida, nada de jubileo. Los mayores, al rincón, seres inútiles e inservibles. A la residencia el que puede pagársela, el que no, a vivir solo y morirse de soledad, tristeza y asco. Los abuelos ya no hablan de la batalla del Teruel sino de pastillas letales, matasanos y enfermedades. Y todo el día delante de la caja tonta. Con la salud hecha trizas.

...y niños

Las cosas, cristalinas. En el Nuevo Orden Mundial sobran los niños y los viejos. A los primeros no se les consiente llegar a nacer y a los ancianos, obstinados y recalcitrantes, se los habrá de eliminar. Ya en muchos países, los viejos temen al hospital tanto o más que a la enfermedad (a las vacunas ya ni les cuento).

Una sociedad que se desentiende de sus ancianos es una sociedad indigna de perpetuarse. Tal como el infanticidio del aborto, horrendo crimen sobre horrendo crimen.

Patria, tierra de nuestros padres e hijos

Eneas, Anquises y Ascanio es una hipnótica estatua realizada por Bernini a comienzos del siglo XVII. Se trata de una escultura barroca de mármol de más de dos metros de alto, expuesta en la romana Galería Borghese.

…Y vemos a Eneas abandonando la devastada ciudad de Troya llevando a su anciano padre, Anquises, sobre sus hombros, y a su hijo, Ascanio, portando el sagrado fuego del hogar, mientras el anciano padre sostiene a los dioses del hogar familiar , los benéficos penates. 

Dioses y patria, tierra de nuestros padres (Anquises) e hijos (Ascanio). En fin.

800px-Aeneas_Anchises_and_Ascanius_by_Bernini