Un tornado "de pequeñas dimensiones" dejó en la tarde de ayer diversos daños materiales en cubiertas, chimeneas, ventanas y vehículos situados en varias naves de la calle Artesanos, dentro del polígono Urtinsa del municipio madrileño de Alcorcón.

El Ayuntamiento de Alcorcón ha explicado que este fenómeno meteorológico se dejó notar sobre las 18:30 horas, cuando "un pequeño remolino comenzó a ganar dimensiones hasta convertirse en el protagonista de la tarde", aunque "afortunadamente" no ha habido que lamentar daños personales.

"El paso del tornado ha sido en diagonal, tenía como unos 100 metros de diámetro y unos 70 metros de altura", ha descrito el propietario de uno de los talleres que se ubican en la zona, Javier Carrasco, quien ha recalcado que "afortunadamente el tornado se ha dirigido hacia el campo".

 

 

Tras tener constancia del incidente, acudieron al lugar varias dotaciones del Cuerpo de Bomberos, entre ellas dos vehículos autoescala, para evaluar los daños y posibles riesgos derivados del pequeño tornado.

Las actuaciones, en las que también colaboraron agentes de Policía Municipal y personal de la Empresa de Servicios Municipales de Alcorcón (ESMASA), consistieron en retirar las cubiertas que quedaron en malas condiciones y asegurar las estructuras que pudieran estar afectadas.

Desde el Consistorio han resaltado "la excepcionalidad" de este fenómeno, han celebrado que todo haya quedado "en un susto" y han felicitado al Cuerpo de Bomberos, así como a los agentes de Policía Municipal por su labor para "minimizar los riesgos" derivados del incidente meteorológico. EFE