El pasado domingo 18 de Julio, unos desalmados pertenecientes al parecer a un grupo  denominado Acció x lLndependencia, han profanado la cripta-museo, sitos en el Monasterio de Montserrat; en donde reposan  los cuerpos de  319 requetés, del Tercio de Nuestra Señora de Montserrat, caídos en combate.

El acto ruin y cobarde, pues no merece otra calificación, contrasta, con el espíritu caballeresco y cristiano del muestro emperador Carlos I de España y V de Alemania, y el del Fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera.

Al primero, después de la victoria de obtenida a los protestantes alemanes, en Mülberg, alguien le propuso, la profanación del Iniciador de la Reforma Protestan te Martin Lutero. La respuesta fue lacónica y taxativa. “No, yo he venido a luchar contra los vivos, no contra los muertos”.

El segundo ejemplo, hace referencia, a la condenación expresa, que pronunció el Fundador de F E respecto a los autores que profanaron las tumbas de los capitanes Fermín Galán Rodríguez y Ángel García Hernández (por cierto abandonados y traicionados por sus superiores en la conspiración, como el futuro jefe de gobierno Santiago Casares Quiroga y el teniente coronel  Joaquín Mangada Rosetón) principales cabecillas del levantamiento fallido republicano, el 12 de diciembre de 1930.

Y a mayor abundamiento el execrable acto además de mezquino en lo moral y sacrilegio en el terreno religioso, es una total contradicción para los que se dicen amantes de Cataluña, dado que, el Tercio una de las unidades que tuvo más condecoraciones individuales y colectivas, estaba compuesto por catalanes, hacían uso la l lengua catalana, rezaban diariamente por la noche, el Santo Rosario, en dicho idioma y entonaban el canto verdagueriano del Virolai.