La Asociación de Trabajadores penitenciarios “Tu Abandono Me Puede Matar”, denuncia un nuevo y grave altercado en la prisión alicantina.
El suceso tuvo lugar en el día de ayer sobre las 19.00 h en la sala de estar el módulo 2, uno de los módulos más conflictivos del centro, cuando un interno de origen magrebí, se abalanzó por sorpresa contra un interno de etnia gitana, golpeándole en la cabeza y provocándole una brecha que motivó su posterior salida al hospital.
Dicha actuación desencadenó una pelea tumultuaria entre gitanos y magrebíes en la que ambos bandos se armaron con patas de mesa, palos de escoba ,muletas, etc,, para golpearse con la mayor violencia posible.
Los funcionarios de servicio en el módulo que se personaron para intentar atajar la situación fueron acorralados por un grupo de internos que les insultaron y amenazaron para que no interviniesen en la misma, indicándoles que allí mandaban ellos. Sólo la posterior llegada del Jefe de Servicios con refuerzos consiguió, no sin esfuerzo, apaciguar la tensión existente.
La resolución del conflicto se llevó a cabo separando a los cabecillas intervinientes en diferentes módulos ,pero sorprendentemente no se aplicaron medios coercitivos, es decir aquellos previstos legalmente para asegurar el orden en casos de altercados graves, como el aislamiento provisional de los cabecillas citados ,así como de los internos que acorralaron y amenazaron a los funcionarios , Dichas medidas requieren de la autorización del Director (salvo casos de urgencia), que se caracteriza por estar en contra de reprender conducta alguna de los internos, por muy grave que ésta sea y por mucho que altere la seguridad y la normal convivencia del centro , lo que está provocando una oleada de altercados en el interior de la misma , debido a la impunidad que los propios internos perciben y de lo que se mofan ante los propios trabajadores que luchan por mantener el orden en ella.
Se da además la circunstancia que en el día de ayer , el centro no disponía de médico ya que, al igual que ocurre en la mayoría de las prisiones españolas, las plazas de facultativos quedan desiertas por ser un puesto nada atractivo , por las pésimas condiciones laborales y por estar sometidos a continuas amenazas y denuncias de los internos

( En Villena sólo queda 1 médico titular, de una plantilla de 8), teniendo que asumir la carga de su ausencia, los enfermeros, que ya de por sí sufren una importante carga de trabajo.
Otro altercado más en la dura labor de estos profesionales de la administración que llevan a cabo una labor dura sin medios materiales, legales ni personales algunos. Conviene recordar que los funcionarios de prisiones no ostentan la condición de “autoridad” que si ostenta por ejemplo. un conductor de autobús, algo que a estas alturas y teniendo en cuenta que sufren una agresión diaria, no tiene explicación alguna,máxime,,cuando además es una medida que no tiene coste económico alguno y que como consecuencia de ello, las agresiones de los internos les salen prácticamente “gratis”

Indicar además que tampoco reciben formación alguna para intervenir en altercados de gravedad y que llevan 15 años sin actualización alguna de sus retribuciones, a pesar de jugarse su integridad cada día.
Frente a ellos se encuentra Instituciones Penitenciarias , empeñada

únicamente en mirar para otro lado y en tratar de vender a la sociedad y a los medios la vida en el interior de las prisiones como si de un mundo idílico se tratara.