Acto seguido, solo Burger King ha retirado su publicidad ofensiva de las calles.

El Instituto de Política Social (IPSE), celebra que Burger King haya retirado su publicidad ofensiva de las calles. Tras la presión ciudadana protagonizada estos días de Semana Santa, la entidad procedió a denunciar a la cadena de restauración por atentar contra los sentimientos religiosos.

 

 

  • El Instituto de Política Social (IPSE), advierte a Burger King que con los sentimientos religiosos no

se “juega” y les exige que retiren la publicidad ofensiva de carácter inmediato.

 

  • El Instituto de Política Social (IPSE), ya protagonizó una batalla contra Mugaritz por delitos de odio contra los sentimientos religiosos, ahora lo hace contra Burger King y otras dos empresas entre las que se encuentra UBER por atentar también contra los sentimientos religiosos con campañas publicitarias “fuera de contexto”.

 

El Instituto de Política Social (IPSE), se va abriendo paso en la sociedad, denunciando lo que consideran injusticias y en este caso se han querellado contra Burger King España, por atentar contra los sentimientos religiosos, a raíz de una campaña publicitaria que esta Semana Santa se ha hecho viral.

La campaña del Burger King, decía lo siguiente: “Tomad y Comed todos de él, porque no lleva carne”, una campaña que a juicio del Instituto de Política Social (IPSE), es un ataque directo contra los sentimientos religiosos. No solo esta cadena de restauración se metía con los sentimientos religiosos, pues HEURA FOODS y UBER, también lo hacían con una campaña que decía lo siguiente: “Este Viernes Santo, come carne” y ponían la imagen de una monja con una hamburguesa.

La entidad, no solo ha denunciado a Burger King, sino que además ha demandado a UBER y a HEURA FOODS por el mismo delito de odio contra los sentimientos religiosos. Argumentan.- “Esta parte considera que reúne los requisitos establecidos en el art. 525 del vigente Código Penal en relación contra los sentimientos religiosos tal y como se fundamentan de manera suscita a continuación:

De manera independiente que la propia Constitución Española hace mención a la aconfesionalidad del Estado y que no hay ninguna religión preestablecida, es de arraigo y tradición en la cultura de la nación que la religión con mayor popularidad e interés cultural en España es la Religión Católica, además del derecho fundamental constitucionalmente de la libertad religiosa reconocida en el art. 16 de la Carta Magna.

Esta parte considera que se han establecido lo requisitos mínimos y necesarios para la elaboración de dicho acto punible penalmente dado que se ha producido el correspondiente escarnio necesario y requerido como elemento objetivo, es decir, se ha realizado la correspondiente “burla” a un acto religioso, que corresponde a que en tiempo de Cuaresma, en la religión Católica no se debe ingerir carne en algunos momentos, así como se ha realizado con la debida publicidad a través de las diversas cartelerías realizadas en la correspondiente campaña publicitaria.

Otro de los requisitos necesarios es que los sujetos pasivos, es decir, los ofendidos por la acción típica, han de pertenecer o realizar actos de confesiones legalmente reguladas, que en el caso en el que nos encontramos inmersos, la Religión Católica se encuentra inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia según el RD 142/1981, de 9 de enero”- señala la denuncia del Instituto de Política Social.

En declaraciones del presidente del Instituto de Política Social , Pablo Hertfelder Garcia-Conde: “Están aumentando cada vez más los delitos de odio contra los sentimientos religiosos. No podemos quedarnos de brazos cruzados. La acusación contra estas empresas es popular. La sociedad ha hablado y yo directamente he procedido a denunciar ante los tribunales, estos ataques graves contra los católicos”.