No, no vamos a hablar de la película ganadora de los Óscar, ni nos vamos a desplazar a un país tan lejano como Corea del Sur.

Tenemos que ser conscientes que los parásitos los tenemos mucho más cerca, drenando recursos de gente que realmente lo necesita, y lo van a necesitar aún más, en la crisis que nos espera.

Hace unos meses llamamos la atención sobre el resultado de tener en el Ayuntamiento alguien que apoya la okupación de la propiedad privada, después de la despenalización de dicha apropiación que castiga como falta lo que en caso de un robo de coche castigaría con la cárcel.

Desconocemos las gestiones realizadas por el alcalde de Podemos de Pedrezuela, Rafael Turnes, para solucionar un problema que, lejos de resolverse, amenaza gravemente la convivencia en su municipio.

Los okupas que denunciamos en agosto del año pasado campan a sus anchas por el pueblo, pueden ser beneficiarios de ayudas sociales, cuando tienen bastante nivel, ahora lo veremos.

Decíamos entonces que faltaba una casa por okupar, que efectivamente fue okupada antes de los 15 días de publicar aquel artículo, y donde estos okupas han pasado cómodamente el invierno y la primavera.

Según la siguiente captura han okupado varias viviendas valoradas en precios superiores a los 350.000.-€, según los valores de tasación de las subastas de estas viviendas, actualmente suspendidas por el COVID19.

Captura_de_pantalla_2020-05-10_a_las_19.26.02

Mantienen coches en la puerta, como este Infinity, con un valor de mercado superior a los 50.000.-€, o un Alfa GT de 40.000.-€, o un GOLF con la ITV caducada, que la mayor parte de la población no puede permitirse.

Captura_de_pantalla_2020-05-10_a_las_19.26.52

Pero claro, ahora se acerca el calor, y ahora están llenando de escombros los contenedores de la zona para…¡¡¡¡HACERSE UNA PISCINA!!!!

 

Y deben estar bien avenidos, porque han demolido el muro de separación de las parcelas y están haciendo la piscina…¡¡¡ENTRE LAS DOS VIVIENDAS!!!

Todo esto, sin pedir licencia, con enfrentamientos continuos con los vecinos, que se quejan de la música, las fiestas en época de confinamiento y los ruidos.

Estos vecinos, que están enganchados sin pagar agua ni luz,, estos parásitos, siguen viviendo estupendamente en este hasta ahora tranquilo pueblo de la sierra.

El ayuntamiento no ha querido facilitar los datos de denuncias y actuaciones que están realizando para suspender todas estas actividades ilegales, pero parece que lo que sea que hayan hecho no está funcionando, así que desde este medio nos hacemos eco de los vecinos, frustrados e indignados ante esta situación.

Como no hay mal que por bien no venga, esta situación refleja la gestión de un problema por parte de los que gobiernan Pedrezuela. ¿Saben que también se subastan chalets en Galapagar? ¿Qué le parecería a su “Marqués de Galapagar” tener vecinos como éstos? ¿Qué le parecería cerrar las ventanas por el ruido, oír gritos e insultos a diario? ¿Qué diría al no poder tirar la basura porque los contenedores están llenos de tierra y escombros?

¿Por qué el ayuntamiento no ha pedido que actúe de oficio servicios sociales o medio ambiente? ¿Por qué no se multa a estos parásitos?

¿Hasta cuando tendrán que soportar esta situación en Pedrezuela?

No lo sabemos, y no se van a enterar por otros medios afines al gobierno, pero ustedes lo sabrán por este medio.

Seguiremos informando...