Continuamos dialogando con un preso del Centro Penitenciario Puerto III –módulo 9- del Puerto de Santa María Cádiz llamado Mariano Orta Toscano.

Mariano, explícanos tu experiencia en prisión y danos una visión a la ciudadanía en estos 6 años y 4 meses que llevas encerrado sin ningún permiso donde la gente cree que la Institución Penitenciaria es imparcial e independiente a los jueces manteniendo la creencia que en las cárceles españolas se está muy bien.

Como recordatorio para los que no recuerden diré que, fui detenido el día 18 de febrero de 2014 cuando me encontraba ante el Palacio de Justicia de Cádiz, ejerciendo una recogida de firmas dirigida al Ministro de justicia, a la Fiscalía General del Estado y al Presidente del Consejo General del Poder Judicial sobre los jueces prevaricadores que practican la justicia de género y que estaban metiendo a inocentes en la cárcel retirándoles sus hijos, donde firmó gran cantidad de personas. Los nombres que aludía esa mañana eran D. Manuel Grosso de la Herran, Dña. Ana Mª Rubio Encinas y D. Miguel Ángel Ruiz Lazaga, cuyo video se puede ver en el enlace siguiente la cantidad de personas de todo tipo que se acercaron a la mesa a firmar, lo que muestra que algo estaba pasando.

¿Y qué pasó?

Apareció la Policía Nacional llamándome por mi nombre, diciéndome: “Mariano, venga usted un momentito por favor”. Me montaron en el coche de policía y en la propia comisaría me dieron de inmediato la orden de detención, y no pude ir a mi casa ni a recoger ropa. Se había dictado un Auto urgente contra mí, ya que llevaba tiempo denunciando la prevaricación judicial. Soy un abogado molesto que no admito la corrupción y no me someto a la mentira. Y ese “momentito”, ya va por 6 años y 4 meses encerrado sin dejarme salir a la calle ni un solo día de permiso.

https://www.youtube.com/watch?v=1AtjL2ixwa4

Tengo entendido que en estos seis años te han paseado por más de siete prisiones.

Efectivamente, entre ellas saliendo de las que he estado en Andalucía he pasado por Madrid, Segovia y León, el lugar más lejano para que no me pudiesen visitar. Todo contra mi voluntad y un “capricho” de Instituciones Penitenciarias.

¿Y cómo te ha ido en las cárceles de Segovia y León?

En el Centro Penitenciario de Segovia, no hubo buen trato y cada vez era peor, por lo que me llevaron a León. Allí nadie me podría visitar a menudo por la distancia que ellos sabían que así sería y esa era la forma de someterme al régimen oscuro que tienen. En León, cuando me vio el Director, se asombró y me preguntó que donde vivía y que cómo es que yo estaba allí. Le expliqué lo que sucedía y me dijo que yo no debía estar tan lejos de los míos. Me atendieron bastante bien, hasta que me retornaron al Centro Penitenciario Puerto III que es donde me encuentro desde 2019.

Y en este Centro Penitenciario Puerto III ¿Qué tal?

Al principio hubo respeto hacia mí, pero no me daban ningún permiso de salida y se fueron inventando sanciones inciertas que habían por norma para que no prosperase de grado y cada vez que pasaba por la Junta de Tratamiento, parte de esta con el Director están haciendo los informes desfavorables. En la cárcel, lo que te piden es que muestres arrepentimiento de tus hechos, pero¿cómo puedo mostrar yo arrepentimiento de un hecho que no he cometido?. Todo lo contrario, el delito lo cometieron conmigo con la trama urdida por los jueces prevaricadores y lo más grave es que se empezó a posicionar en mi contra la Dirección del Centro sin saber por qué a estas alturas.

¿Y qué pasó, Mariano?

Yo no soy un delincuente, sino una víctima del sistema como tantas otras a las que sus abogados asustándolos hoy en día les dicen que para que sean menos años de cárcel se auto-inculpen. Yo me auto-defiendo y por supuesto que yo nunca tuve sanciones como abogado, no tuve antecedentes penales, soy una persona legal y lo que no se puede aceptar es esta trampa judicial y encima que vengan de la Institución Penitenciaria a cometer este abuso de poder con los presos.

Desde entonces, ¿qué te está pasando aquí en el Centro Penitenciario Puerto III?

Para que cualquier ciudadano tenga conocimiento de lo que son los responsables de Instituciones Penitenciarias, que sepan que lo que hacen es el sometimiento extremo, seas inocente o culpable, lo que convierten al preso una piltrafa y siguen un sistema muy oscuro y es un gueto.

Desde mi detención 18/2/2014 no se me han permitido tener ordenador para mi autodefensa como abogado hasta finales de 2018 que en el Centro Penitenciario de León, me permitieron tenerlo, cuando además lo tenía autorizado por el Juez de Vigilancia Penitenciaria en más de 5 ocasiones.

Pero entonces cómo has hecho las denuncias que dices que has puesto en cada Centro Penitenciario?

He estado denunciando casi 5 años a puño y letra y con papel de calco, papel que tampoco me permitían acceder fácilmente. Esto era una medida de presión hacia mí para que no denunciase todos los hechos que me estaban haciendo y que además yo veía dentro de la cárcel. También me quitaban el material jurídico necesario para llegar a realizar los juicios, donde me despojaban de él, llegando a la sala con menos de la mitad del material. He tenido que aplazar juicios por este motivo.

Instituciones Penitenciarias me ha impuesto sanciones con hechos inventados y me han tenido intervenidas todas las comunicaciones (por locutorio, por cartas y por teléfono) durante más 3 años de 2017 a 2019 como medida de tortura.

En Segovia perdí los 4 incisivos superiores y no pude acceder al dentista por los requisitos que necesitas sobre tener cumplido un tiempo en una misma prisión, lo que dio lugar a que yo no haya podido acceder a ponérmelos por el continuo capricho de Instituciones Penitenciarias en cambiarme constantemente.

Pero, jugar con la salud es muy grave…

¿Crees que les importa? He tenido 2 anginas de pecho y he perdido audición del oído derecho, donde no puedo ir a los especialistas como debiera. Encima, me pasaron una factura de más de 900€ por cambiarme ellos el material de prisión, dinero que espero me devuelvan ya que de lo contrario me quedaba sin mix expedientes procesales y mi material jurídico, porque tampoco me han dejado tener acceso a Cds. Mi primer Vis a vis fue el día 28 de agosto de 2019 con algunas amistades, pero continúo en segundo grado sometido a torturas continuas para que no salga.

Esto es tremendo, Mariano. Claro, yo te pregunto nuevamente ¿esto lo estás denunciando?

¿Tremendo dices? El día 17 de julio de 2019, fui agredido por varios funcionarios del Centro Penitenciario Puerto III, los que me dieron una paliza brutal con puñetazos en el pecho en el lado del corazón. Perdí la visión y no me permitían sentarme en una silla que había casi desmayado. Cuando se cansaron, me llevaron a sala de aislamiento/anti-suicidio. Llamaron ellos mismos al médico y no le dejaron acercarse a mí ni auscultarme siquiera. Me tuvieron hasta el día siguiente, advirtiéndome que no se me ocurriera llegar a enfermería y hasta que pude llamar al exterior donde pude avisar de lo ocurrido. El día 20 de julio de 2019 se cursó una denuncia de los hechos en el Juzgado nº 5 del Puerto de Santa María. El juez cuando me citó para declarar, abrió Diligencias Previas porque además dispongo de testigos, pero después de varios meses fueron SORPRENDENTEMENTE ARCHIVADAS”. Está recurrido en la A P de Cádiz.

Enlace del testimonio en Antena Huelva Radio TV

https://www.youtube.com/watch?v=qKv2raoNysw

Pero ¿cómo puede estar pasando esto?

Tengo que decir que la mayoría de los funcionarios de Puerto III, son excelentes personas y a muchos les estoy muy agradecido por lo humanos que son conmigo, pero verdugos no solo existen los condenados y encarcelados que los hay, sino también funcionarios que utilizan el abuso de poder o la vulnerabilidad del preso. Los funcionarios que me agredieron, para quedar ellos impunes me pusieron una sanción diciendo que yo me abalancé hacia ellos, cuando no podía ni levantarme del suelo y además en base a qué motivo. Tengo testigos que no me han dejado de momento utilizar y que los tengo propuestos. Quieren que esto quede oculto y que yo no salga.

¿Desde el exterior, se tiene conocimiento de ello en otras administraciones?

Sí, Fiscalía de Cádiz, Fiscalía Superior de Andalucía, Ministerio de Interior, Secretario General De Instituciones Penitenciarias Ángel Ortiz, Javier Nistal, etc. y como no, la juez de Vigilancia Penitenciaria del nº 4 del Puerto de Santa María, que son los que deben velar por los presos y en mi caso incumple.

Posteriormente, la sanción fue recurrida en la cárcel, pues bien, el viernes 22 de mayo de 2020 pasado a las 13 horas (viernes), me notifican que el sábado 23 me meten en la celda de aislamiento 6 días por agredir yo a los funcionarios ese día. Allí he estado 6 días donde no me han dejado ni un solo lápiz ni papel. Una radio solo.

¿Y la Juez de Vigilancia Penitenciaria no hace nada?

Tiene conocimiento de todo. El Estado debe velar por la vida, salud e integridad de la población y con mucho más motivo en el marco de la relación penitenciaria, los responsables de los presos son el Director del Centro Penitenciario y la Juez de Vigilancia Penitenciaria. Precisamente es uno de los delitos que contempla que participe el Tribunal del Jurado.

¿Y en estos momentos como está el tema?

Sin expectativas de salir, y quieren que cumpla la condena total, que voy camino de ello. Es más, me han impuesto 5 meses más de condena. Irregular, pero si les cuela, cuela…

Según el Director del Centro Penitenciario Puerto III D. Miguel Ángel Ortiz, dice que mis 3/4 partes de la condena no son el 18/2/2020, sino en julio, 5 meses más tarde, una gravísima irregularidad a sabiendas, pues me están sumando una condena por injurias y calumnias del juez Juan José Parra Calderón que como dije, quiere dar el pelotazo a mi costa con mi dinero y no se conforma con lo que me ha hecho.

Cuando una persona cumple más de 5 años de prisión, no pueden hacer pagar ninguna multa dineraria. Se debe ofrecer trabajos a la comunidad en todo caso y en el mío ni me lo han expuesto y está por ver. Esto es otra artimaña por parte del Director del Centro Penitenciario Puerto III, lo que demuestra es que no quieran que yo salga. Es decir, me están aplicando el mismo criterio que el de la prisión permanente revisable de la que tanto se habla, siendo un inocente.

Tengo noticias que han cometido otra gravísima irregularidad contigo con la pandemia que tenemos de COVID-19, ¿no?

Sí, según el Ministerio del Interior en una circular enviada por Javier Nistal Burón, Director General de Ejecución Penal y Reinserción Social, concedía salida a los pacientes de riesgo del COVID-19 y tenían derecho a salir a sus domicilios. La mayoría del Centro Penitenciario Puerto III que cumplían el requisito se marcharon a sus casas y todavía no han vuelto. Sería peor que volviesen a entrar por el riesgo que conllevaría.

¿Cuáles son los requisitos para ser beneficiario de salida de prisión por el COVID-19?

Por lo menos uno de ellos: ser paciente de riesgo por alguna enfermedad frente al COVID-19, tener las 3/4 partes de la condena cumplidas o ser mayor de 65 años. Casualmente yo cumplo los 3 requisitos y todos los presos con tan solo uno de ellos han sido beneficiados de poder salir a sus casas, excepto yo que soy el único que cumple los tres.

Es muy grave lo que te están haciendo.

Hay más. Con fecha 31 de marzo de 2020 se solicitó mi salida al exterior porque CUMPLIA LOS 3 REQUISITOS y la juez del juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 4 del Puerto de Santamaría Doña María Matilde Domínguez González me envió un escrito valorando la posibilidad de salida. Se miró la extrema urgencia mareando a las personas que realizaban las llamadas. Se tramitó por la vía de urgencia en la situación tan grave que teníamos y tras infinidad de llamadas todos los días, el 22 de mayo me comunica la denegación del permiso de salida. Es decir nuevamente saltándose la ley flagrantemente y con conocimiento de causa entre el Director de la prisión Miguel Ángel Rodríguez Ortiz y la Juez de Vigilancia Penitenciaria, no sólo me están maltratando psicológicamente si no que están además incurriendo en un castigo ilegítimo de torturas continuadas.