Es puro terrorismo en forma de amenazas, hostigamientos y agresiones, fomentado, disculpado u ocultado por los medios y partidos del consenso progre.
Y mucho cuidado con los calificativos. No son fascistas.Son separatistas.
Son izquierda totalitaria y liberticida. Son los defensores de la libertad, pero claro solo la suya. Son en definitiva los cachorros del Gobierno.
No esperamos nada, quizá alguna declaración de Echenique, como las que ha hecho sobre la agresión a Rocío de Meer que son merecedoras de cuanto menos una reprimenda de su partido, que evidentemente no habrá.