César Román Viruete, el 'rey del Cachopo', ha sido declarado culpable, por la unanimidad de los nueve miembros del jurado. (además, han expresado su negativa a que se le conceda el indulto y que goce de recortes en su pena) de la muerte de su expareja, Heidi Paz Bulnes, hondureña de 25 años, en agosto de 2018. 

Fundamental ha sido, explican los miembros del jurado, el informe del hallazgo del torso de la víctima (el resto sigue sin ser encontrado), en la nave de Usera de la empresa del acusado. También destacan la documentación gráfica, el testimonio de los policías de la investigación, el informe de los bomberos y, en especial, el relato de uno de ellos que afirmó con rotundidad que la hoguera donde se intentaron quemar los restos fue «provocada con intencionalidad».

La Fiscalía solicita 15 años de prisión para el exempresario hostelero, que escapó a Zaragoza tras el crimen (donde fue detenido semanas después) y que achaca lo ocurrido a un contubernio de narcos y policías corruptos ajenos a él. Su defensa también mantiene que Heidi podría estar viva, pues niega que el torso desmembrado hallado en la maleta en la nave de Usera. Está acusado de homicidio y profanación de cadáver.

Durante el proceso también quedaron de manifiesto las contradicciones en las que Román incurrió, como la de enviar cartas al juzgado a finales de 2018 y 2019 asegurando que a Heidi la había matado una banda de narcotraficantes para, posteriormente -durante la primera sesión del juicio, en Sala- asegurar que está viva. Por la sala de vistas pasaron algunos testigos que describieron a Román como un hombre maltratador y violento.

En las próximas semanas, el tribunal analizará el dictamen del jurado popular y emitirá su sentencia.