Según ha publicado el pasado Sábado El Confidencial:

El Centro Criptológico Nacional (CCN) ya tiene preparada su herramienta para analizar la desinformación que se mueve en diferentes webs y redes sociales en torno a la antiglobalización. El órgano, dependiente y bajo la responsabilidad de Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha hecho pública una presentación en la que describe este instrumento, denominado ELISA, como una "herramienta de cibervigilancia que pretende facilitar la monitorización de fuentes abiertas, así como el perfilado de medios y entidades de redes sociales". Los primeros resultados de la investigación concluyen que en los cinco meses estudiados, de abril a septiembre de 2020, se han encontrado más de 1.800 contenidos antiglobalistas en más de un centenar y medio de plataformas digitales potencialmente maliciosas.

 

Tal y como informa el CCN al inicio de la mencionada presentación, las narrativas antiglobalistas son la agrupación de contenidos más frecuentes en las fuentes analizadas por el Observatorio Digital ELISA. El informe también muestra algunos sitios web tildados de "potencialmente maliciosos", como 'El Correo de España', 'El Arconte', 'Alerta Digital', 'Sputnik' y 'Mpr21'. ¿Pero qué une a todas estas cabeceras, a simple vista, tan dispares? El nexo se encuentra en la difusión de narrativas antiglobalistas, según el CCN, quien no ha respondido a las preguntas de este medio. Aunque la presentación referida ya no está disponible en la web (aquí la caché) pero sí es ofrecida por El Confidencial, en esta otra también se pueden encontrar algunos parámetros que serán tratados a continuación.

Estos discursos son hostiles ante varios elementos fundacionales de la democracia, tal y como agregan desde la institución, sus líneas generales responderían a algunos parámetros bien delimitados: erosión de la legitimidad de los líderes estatales; cuestionamiento del pluralismo; rechazo a la economía de mercado; ataques a los medios de comunicación tradicionales; crítica de los organismos multilaterales; y negación de la evidencia científica.... SIGUE LEYENDO EL ARTÍCULO EN EL CONFIDENCIAL...