Muerte de Aitor, pasado miércoles 28 de octubre, Hospital General Universitario de Elda. Una madre que solo desea justicia. Y datos de la autopsia. Una explicación sobre la muerte de su hijo y que se depuren responsabilidades. Nada de eso ocurrirá, se lo avanzo a la madre, Marta Gonzálvez Alba. Ante la mafia sanitaria, españolitos, perded toda esperanza.

No es negligencia, se llama crimen

Todo lo tapan con el puto coronavirus. Diestra enunciación de la madre. Ella prefiere denominarlo negligencia. Yo, crimen. Por omisión. Pero crimen, exactitud léxica. Homicidio, touché. Siendo un crío de ocho tacos, infanticidio, más precisión. Y todos callarán. Y se taparán.

Desde los matasanos hasta las enfermeras. Todo el sádico y despótico personal sanitario, omertá. En España, desde el pasado 18 de septiembre, Ley 3/2020, apuntalando definitiva la feroz dictadura de la mafia sanitaria.

Mientras entierran a Aitor, otro TikTok

Y callarán ellos. Y callarán los gallifantes. Desde cualquier politicucho eldense hasta difusos capitostes de la taifa valenciana. Y los ropones, siempre - siempre, repito - protegiendo a la mafia médica. Corolario lógico: la mafia judicial encubre a la bailonga camorra sanitaria, la de los celebérrimos TikToks.

Y la madre desconsolada llorará la muerte de su hijo. Y a otra cosa mariposa. Desolador relato que les enlazo. En fin.