El pasado lunes 20 de septiembre, la Central de Emergencias recibió la llamada de varios vecinos alertando de lo que creían ser disparos de escopeta.

Atendiendo el aviso, una patrulla de la Policía Local de Manzanares El Real se trasladó a la zona comprendida en la Senda Maeso, localizando a dos individuos que portaban las cabezas de cuatro machos monteses y las armas con las que los habían cazado; y poniendo a ambos cazadores furtivos a disposición del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA).

La Ley 7/2013, de 25 de junio, de declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, en su artículo 3 (Régimen jurídico de protección) indica que queda prohibida la caza deportiva y comercial y la pesca deportiva y recreativa. Al igual que no lo está en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Según el régimen sancionador, se trataría de infracciones administrativas muy graves.

El alcalde de la localidad, José Luis Labrador, alabó la actuación policial, así como la colaboración ciudadana, poniendo sobre aviso a las fuerzas de seguridad que lograron detener a los cazadores furtivos, añadiendo que, sin duda, estamos: “Ante un acto deleznable que traspasa toda conciencia ecológica y cualquier principio ético y moral; unos hechos que atentan con vileza contra la fauna de nuestro entorno natural”.