Varios funcionarios heridos en el altercado con lesiones muy graves que han necesitado atención sanitaria. Un interno muy peligroso ha roto unos cristales y los ha utilizado a modo de arma, los compañeros que han vivido el incidente nos han contado : “Ha reventado la ventana y se ha hecho unos pinchos (armas artesanales) con cristales y metales”, “después ha roto las luces para que cuando entraran los funcionarios no vieran que además había llenado de agua y pan el suelo y provocar un accidente a su llegada”.

El suceso ha sido en el departamento de aislamiento cuando uno de los internos con extrema violencia destroza la celda y, con dos cristales rotos ataca a los funcionarios hiriendo a tres de ellos, dos con importantes cortes tal y como se aprecia en las fotos.

Captura_de_pantalla_2020-09-14_a_las_20.05.59

Otro funcionario ha resultado herido con una posible fractura de la mano por los golpes recibidos del interno. Los funcionarios son atendidos en un primer momento por la enfermera del centro, dado que el centro carece de médico durante el fin de semana debido a la falta de personal sanitario, por lo que son derivados al hospital de la capital castellonense ante la gravedad de las heridas.

Desde la Asociación TAMPM condenamos una vez mas estos desgraciados incidentes, volvemos a reclamar ser considerados AGENTE DE AUTORIDAD y que estas agresiones sean castigadas como se merece, también es fundamental que tengamos una formación adecuada para estos graves episodios, cosa que no ocurre. Los Funcionarios de Prisione ante el abandono que sufrimospor parte de Ministerio de Interior, de la Secretaría General De Instituciones Penitenciarias y del Centro de Albocasser, no nos queda mas remedio que formarnos por nuestra cuenta, para poder salvar la vida en determinados momentos.

Llevamos más de un dos años denunciando la falta de medios materiales y personales, así como la impunidad con que los internos nos agreden de manera recurrente. El año pasado se registraron 444 agresiones a funcionarios, algunas de ellas de extrema gravedad.

Cabe recordar que este colectivo carece de la condición de agente de autoridad, por lo que cualquier tipo de agresión, en la mayoría de los casos no queda más que en una sanción de privación de paseos y actos recreativos, regulado en el régimen disciplinario del Reglamento Penitenciario. Es necesario que tengamos cuanto antes UN ESTATUTO PROPIO que ponga orden en la normativa y remedio a tantas precaridades que sufrimos.