Y lo siguiente, obvio: ahí te quedas, puta fulana, negrata además. Abandonando a sus propios críos cuando ellas quedaban embarazadas.  Vendiéndose ellas tantas veces por un teléfono móvil, un nuevo peinado o unos zapatos nuevos, además de la pura y  dura supervivencia. Y brota, no por previsible, desgarrador informe donde se deja negro sobre blanco que las denominadas fuerzas de paz (sic) de la criminal ONU de 12 países diferentes han engendrado y luego abandonado a miles de niños en la República Democrática del Congo, arrasada por la pobreza desde 1999. Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO), se han superado, que ya era difícil. Y además de militronchos, con casco azul o sin él, conductores, cocineros, médicos y fotógrafos. Aparte del Congo, lo dicho, otros once países más.

Desgarrador

El informe concluye que los soldados y policías que operan bajo el mandato de la ONU en un Congo desgarrado por la guerra han abusado de los niños, violado a mujeres jóvenes e intercambiado comida por “sexo de supervivencia”. Proxenetismo a tutiplén. Las fuerzas de paz, dizque.

Dos ejemplo a vuela teclado: una de las víctimas tenía sólo diez años cuando su propia tía la entregó a las “fuerzas de paz” de la ONU, que le dieron cerveza, la violaron y la dejaron embarazada, afirma el informe. Otro más: la cría más joven que tuvo un hijo con un miembro del “personal de paz” tenía sólo diez años, mientras que la mitad tenía menos de dieciocho años cuando se quedó encinta.

Los clásicos no pueden ni deben morir

Un indesmayable clásico. La presencia de las citadas fuerzas de paz de la masónica ONU suele provocar un velocísimo incremento del tráfico sexual y de los burdeles cercanos a las bases militares, la prostitución infantil, el intercambio de sexo por bienes y/o alimentos y la propagación de enfermedades de transmisión sexual de todo tipo y pelaje. El turisteo sexual, otro clásico.

La criminal a fuer de corruptísima ONU, Agenda 2030 mediante, siempre pringada. Ains, terremoto de Haití, 2009. SIEMPRE se han visto asociados a denuncias de explotación y abusos sexuales. Ains, memento, para no irnos muy lejos, la soldadesca española en Bosnia. Memento Kathryn Bolkovac. En fin. 

https://www.researchgate.net/publication/360510787_Presence_of_the_Absent_Father_Perceptions_of_Family_among_Peacekeeper-Fathered_Children_in_the_Democratic_Republic_of_Congo 

https://elcorreodeespana.com/opinion/284760128/La-criminal-ONU-trama-un-genocidio-de-dimensiones-desconocidas-Por-Luys-Coleto.html