Desde la asociación Tu Abandono Me Puede Matar - TAMPM queremos informar a la opinión pública que ayer un importante grupo de trabajadores de la Prisión Alicantina de Villena ha realizado una improvisada concentración de repulsa tras el asesinato de la hija de unos compañeros de la Prisión de Albolote en Granada, Ana Elena se llamaba y tenía tan solo 29 años. Los trabajadores de la Prisión de Villena se sienten además indignados tras conocer que el presunto asesino ha sido trasladado al mismo complejo penitenciario donde trabajan los padres de la víctima, que perdió la vida a puñaladas este pasado viernes día 5 de febrero a manos del propio hijo del dueño del negocio donde ella trabajaba.

Los padres de Ana Elena son dos trabajadores conocidos en la Prisión Granadina de Albolote, la madre es Psiquiatra contratada por IIPP y el padre fue Jefe de Servicios en esta prisión, aunque en estos momentos por estar en segunda actividad, realiza otras funciones en el Centro de Inserción Social de la Prisión de Albolote.

Al dolor por la pérdida de una hija de esta manera tan salvaje y cruel, se le suma que tras decretar el Juez de Instrucción, Auto de Prisión Preventiva al presunto autor, este ha sido trasladado a la misma Prisión donde trabajan sus padres, cuando lo lógico sería haberlo trasladado a otra prisión de una provincia limítrofe, como tantas veces ha determinado la Secretaría General en casos donde se ha producido cierta “alarma social”.

¿Qué pensarán estos padres al saber que el asesino de su hija está en las mismas instalaciones donde trabajan ellos, y que además serán muchos de sus compañeros quienes tengan que lidiar con este asesino, dejando la rabia y el dolor que sienten a un lado. Una vez más se demuestra que el trabajo de Funcionario de Prisiones es una profesión de fuertes contrastes emocionales, donde se exige un alto grado de profesionalidad en momentos que como el presente son muy duros.

Con motivo de repulsa por el asesinato de Ana Elena que defendió valientemente hasta el último momento su puesto de trabajo ante un atraco, y como no podía ser menos, para arropar a su familia y amigos en estos momentos de dolor y desconsuelo; los Funcionarios de la Prisión de Villena, han rendido un emotivo homenaje a la víctima, uniéndose de manera espontánea, cumpliendo siempre con las debidas medidas de seguridad sanitarias y aprovechando un momento de descanso en su jornada laboral.

Se le ha dedicado a Ana Elena y a sus seres queridos un emotivo minuto de silencio que al final se ha convertido en un aplauso de apoyo y cariño, que los Funcionarios de la Prisión de Villena han querido mostrar en estos difíciles momentos, en especial a esos padres que han sufrido la injusta y tremenda perdida de una hija de esa manera tan cruel.