El pederasta Antonio Ojeda, "el Rubio", ha salido hoy en libertad tras cumplir un lustro en prisión.

Fue condenado por violar a un niño de nueve años en su propia chabola, a la que lo llevó prometiéndole que le iba a regalar una bicicleta.

Existe la sospecha de que es el autor de la desaparición de Yeremi Vargas, de la que precisamente mañana se cumplen 13 años.

Al parecer, le contó a un compañero de celda que él lo había secuestrado y matado quemándolo. Pero, aunque fue investigado por ello, no se pudo probar.

Ahora vuelve a la localidad de Vecindario (Las Palmas) donde vive la familia de este niño.

Del Facebook del periodista Juan Rada