Un grupo de fieles musulmanes rompió este viernes el confinamiento en Lérida para llamar a la oración desde lo alto de la catedral de la Seo Vella. El acto fue permitido por el Ayuntamiento El Ayuntamiento de Lérida, con un gobierno formado por ERC, Junts per Catalunya y el Comú (Podemos),

 

Lejos de criticar la ruptura del confinamiento y la irrupción en un lugar de culto católico, la concejal de ERC Sandra Castro, responsable de Educación en el consistorio, ha asegurado en su cuenta de Twitter que se le puso la “piel de gallina” al escuchar la llamada a la oración islámica, que consideró además “bonita y muy emotiva”. La regidora independentista aprovechó también para felicitar el Ramadán a la comunidad islámica de la ciudad.