A la atención de
Pedro Sánchez Castejón
Presidente del Gobierno


El 14 de enero de 1937, el Boletín Oficial del Estado publicó una orden, firmada por el
general golpista Germán Gil Yuste, en la que se ordenaba colocar en todos los edificios
militares el lema “TODO POR LA PATRIA”. Se añadía que debía llevarse a cabo “con
grandes letras doradas, bien visible, para que pueda ser leído a distancia”. Y además se
explicaba que “los cuarteles son los templos de la policía y es preciso rendir ferviente culto al propio tiempo que al heroísmo, a la justicia, al honor y la disciplina, a sus mártires y a sus glorias pretéritas, para que todo buen español que penetre en un cuartel
sienta fuertemente exaltado su patriotismo”.

Se trata, por lo tanto, de un lema impuesto por un régimen que con él trataba de justificar todas y cada una de sus atrocidades, cometidas para asaltar lo que era entonces un poder democrático. Acabaron con el Gobierno electo de la Segunda República mediante el uso de la violencia, y justificaron sus numerosas violaciones de los Derechos Humanos como una necesidad. Asesinaron a miles de civiles, encarcelaron a medio millón de personas, humillaron públicamente y violaron a miles de mujeres, obligaron a morir lejos de sus casas a cientos de miles de personas exiliadas y no lo hicieron por una ideología fascista, ni por negarse a la democratización del país, ni para defender los privilegios de clase de terratenientes, adinerados y jerarcas de la iglesia católica; lo hicieron TODO POR LA PATRIA.

En el diccionario de la Real Academia se define patria como la “tierra natal o adoptiva
ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos”. Nada se dice de la forma política o de los derechos civiles; y por lo tanto, hay sectores que son capaces de hacer su idea de la patria compatible con el fascismo, con la dictadura y con la falta de protección de los Derechos Humanos. Es esa la razón por la que consideramos insuficiente ese lema y por ello solicitamos un cambio para que se sustituya por otro que diga “TODO POR LA DEMOCRACIA”.

La patria fue la gran coartada de los fascistas para dar un golpe de Estado, para ejercer
una terrible violencia, para que sus paramilitares de falange sembraran de terrorismo
miles de pueblos y de civiles miles de cunetas, para que durante cuarenta años sólo
existiera la ideología del régimen y los dirigentes fueran elegidos por la victoria de la
fuerza y no por el recuento de papeletas tras unas elecciones democráticas.

El eslogan de TODO POR LA PATRIA, que justificaba todas las atrocidades del franquismo, puede considerarse similar al utilizado por los nazis: FÜR IHRE SICHERHEIT (Todo por tu seguridad). Por todos estos argumentos, creemos que TODO POR LA DEMOCRACIA debe ser el lema de las fuerzas de seguridad, cuyo máximo objetivo es garantizar derechos y libertades.

Atentamente,
Emilio Silva Barrera
Presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica
Declarada de Interés Público
www.memoriahistorica.org
Email: memoria36@hotmail.com

Boni_presenta_todo_por_la_democracia