La Policía Municipal de Móstoles detuvo en la tarde del domingo a tres personas por atentado a agentes de la autoridad durante una fiesta ilegal en el centro ocupado “La Casika”.

En la tarde de ayer, se recibieron varias llamadas a través del 092 por ruidos y molestias producidos por una fiesta ilegal que tenía lugar en el centro ocupado. Dos agentes se desplazaron al lugar para mediar entre los asistentes y los vecinos y requerir a los organizadores que cesaran con la actividad, para la que el local no tiene autorización. En ese momento se produjo una agresión de varios de los ocupantes del edificio contra los agentes, resultando herido uno de ellos por diversas contusiones y siendo trasladado al hospital Rey Juan Carlos.

Como consecuencia de esta agresión, tres personas fueron detenidas y puestas a disposición judicial acusadas de atentado a los agentes de la autoridad. En la misma intervención se identificó a 63 personas presentes en la fiesta, en la que además había varios menores.

El pasado 27 de marzo, estando vigente el estado de alarma, se intervino en el lugar por otra fiesta ilegal, desalojando en aquella ocasión a 70 personas de forma ordenada y pacífica.