La Asociación de Trabajadores Penitenciarios “Tu Abandono Me Puede Matar” TAMPM de Picassent quiere poner en conocimiento de la opinión pública que desde las 16 horas del día de hoy ,5 de noviembre de 2020, la Unidad de Preventivos de la prisión de Picassent se encuentra completamente sin suministro eléctrico debido a la tromba de agua que está cayendo. El grupo electrógeno que debería haber entrado en funcionamiento tras el fallo eléctrico general tampoco se ha puesto en marcha, ya que los sótanos se encuentran inundados. La falta de suministro eléctrico y del generador auxiliar impiden así mismo que funcionen las bombas para achicar agua. En algunas zonas la situación ha sido preocupante al alcanzar el agua unos 50 centímetros, y estar a punto de alcanzar los cuadros de luces de algunos departamentos.

Por otro lado, todas las comunicaciones, tanto entre los módulos como con el exterior, se han visto interrumpidas al caer también la línea telefónica. Las comunicaciones se han realizado a través de walkies que también, en algunos casos, han dejado de funcionar tras agotarse la batería y no poder efectuarse su recarga por falta de corriente en los enchufes.

Con gran profesionalidad y con ayuda de linternas, los funcionarios de servicio en los módulos han procedido al cierre de la población reclusa y reparto de la cena en sus celdas sin incidentes reseñables. Evidentemente tampoco hay luz en ninguna de las celdas, ni en los pasillos y las baterías de las luces de emergencia también se han agotado, por lo que ahora mismo toda la unidad de preventivos, que alberga unos 1.000 internos en 32 módulos residenciales permanece totalmente a oscuras.

Se da la circunstancia de que la caída de agua en esta zona concreta de la geografía valenciana está siendo muy importante, con lo cual es razonable que se produzcan inundaciones en la Prisión y en otros establecimientos. Lo que desde TAMPM denunciamos es que la Dirección no haya tomado medidas inmediatamente y, por ejemplo, haber solicitado la ayuda de otros cuerpos como Protección Civil o Bomberos que, con sus propios medios y vehículos, hubieran podido ayudar con las inundaciones. En lugar de esto se han mantenido impasibles e inactivos abandonando una vez más a los funcionarios a su suerte. Han sido ellos quienes, al final, con su experiencia y buen hacer han solventado la grave situación.

Por último, denunciar que resulta igualmente inadmisible que un Centro Penitenciario de máxima seguridad se quede completamente sin luz. Esto desde luego sólo pasa en Prisiones, los hospitales, las residencias de ancianos, hasta los centros comerciales tienen un grupo electrógeno que entra en funcionamiento en caso de corte de suministro. Pero lo que es más increíble aún es que se produzca en una Prisión que ha sido reformada hace apenas 3 años, en la que se cambiaron todas las instalaciones eléctricas y en la que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias se gastó 17 millones de Euros.

Son las 20h, tras más de 4 horas de apagón, la Prisión de Picassent permanece a oscuras. Esperemos no se produzcan incidentes más graves. Buen servicio a los compañeros que están trabajando las 24h, que haya suerte y se solucione lo antes posible. A la Dirección, al Ministro del Interior, al Secretario General, al Gobierno y resto de Partidos Políticos recordarles que TU ABANDONO ME PUEDE MATAR