Como de 1934 a 1936, una España apoyada por el Gobierno, la España que quiere limitar las libertades contra la España que quiere tenerlas. Antes eran los curas y su libertad religiosa o los falangistas y su libertad política y ahora son los que pedían jarabe democrático de los de abajo hacia los de arriba, no hace más de tres años, los que están arriba y les molesta el jarabe democrático, antes se emocionaba al ver pegar a los policías porque estaban al servicio de los ricos; y ahora traslada el parque móvil de las FCSE a Galapagar.

98138169_10216974856506710_6422649285044600832_o

En Alcorcón los vecinos han tenido que asistir a uno de los capítulos más oscuro de su historia reciente. Tras las ejemplares muestras de desacuerdo a la gestión del gobierno expresadas de manera pacífica por cientos de vecinos que llevaban tres días inundando la Plaza de los Príncipes de banderas y cacerolas; la izquierda más radical, empujada por los discursos de odio y confrontación de sus líderes directos, han decidido intentar reventar los derechos constitucionales de aquellos que se han atrevido a plantar cara a este gobierno infame de manera espontánea y bajo ninguna sigla partidista. 

En Vallecas  al que se le ocurra ir con  banderas de España y las cacerolas por la calle Candilejas, junto al estadio del Rayo y un colegio "okupado" por Izquierda Castellana, donde se junta lo "mejorcito" del barrio está en peligro. Además ya hay convocatorias para que toda esa chusma para ir a la caza del facha. 

La tensión en España sigue aumentando. Las multitudinarias protestas contra el Gobierno de Pedro Sánchez, que prácticamente se extienden por todo el territorio nacional, han hecho saltar las alarmas no solo al Gobierno, sino también a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que temen un enfrentamiento entre los protestantes y la extrema izquierda.

Todo muy parecido. Todo muy penoso. Media España que quiere reprimir a la otra media que quiere que en España vuelva a amanecer...