La iglesia parroquial San Bartolomé Apóstol, del municipio madrileño de Fresnedillas de la Oliva, sufrió -en la madrugada de este lunes, 9 de julio- un robo y una profanación después de que fuera forzada la puerta principal del templo.

Dentro de la iglesia, profanaron el sagrario, que fue arrancado de la pared y tirado al suelo, donde quedaron dispersas todas las formas. Asimismo, volcaron el copón, los cálices y los vasos sagrados de la Misa, mientras que en la sacristía y en las salas de catequesis revolvieron todos los cajones, volcaron los hábitos y deterioraron todo lo que se encontraron por el camino.

Además, sustrajeron el dinero de los lampadarios -tras forzarlos previamente-, del pan de los pobres y lo reservado en los cajones de la sacristía tras las Eucaristías del fin de semana. Actuaron de la misma manera en la sala de Cáritas, donde reventaron la puerta y revolvieron absolutamente todo lo que encontraron.