La Asociación de trabajadores penitenciarios “Tu Abandono Me Puede Matar” denuncia, una vez más ,los continuos y peligrosos incidentes a los que los trabajadores penitenciarios están expuestos a diario en la prisión alicatina indicada.

El Domingo 31 de Octubre, va a ser otros de esos días para no olvidar y no precisamente por ser víspera de Halloween. -Al mediodía ,un interno de origen magrebí, clasificado en primer grado (aquellos clasificados como los más peligrosos), prendió fuego al colchón de su celda del citado departamento, provocando la rápida intervención de los funcionarios, que ,además de su extinción ,tuvieron que proceder a extraer de su celda al provocador del mismo ,así como a velar al mismo tiempo por su propia vida e integridad, pues en muchos casos los internos aprovechan el caos y la poca visibilidad para atacar a quienes sofocan el fuego y acuden a su rescate (paradojas de la vida).

El interno, protestaba por la aplicación por parte del centro de ciertas limitaciones impuestas por una pelea que el mismo había protagonizado con otro interno y por la no concesión de más medicación que la que tenía prescrita. (se da además la circunstancia que ese día, como muchos otros y como ocurre en muchos centros del país, no había médico pues no se presentan facultativos para cubrir las plazas desiertas, al ser un destino muy poco atractivo para ellos)

-En el turno de noche, cuando el número de efectivos es menor, los funcionarios ,tras escuchar golpes, sorprendieron a 2 internos ,intentando forzar la apertura de las puertas de sus celdas, para poder salir, pues “tenían que matar a otros dos que los habían insultado”. Los funcionarios, a pesar del estado de agitación de los mismos, consiguieron cambiarlos a otras celdas para evitar así que pudieran conseguir su propósito y evitar males mayores.

Lo aquí narrado constituye el día a día de los funcionarios del dicho departamento en el centro de Villena, donde han de soportar, no sólo las presiones provocadas por los propios internos (los más peligrosos) sino también las provenientes de la propia institución, preocupada en proteger a dichos internos y en perseguir e incluso expedientar a aquellos trabajadores que traten de actuar para salvaguardar la seguridad del mismo.

Un fuerte abrazo desde aquí a los compañeros agredidos este mes de Agosto y expedientados por reducir al interno que hace escasos días intentó, presuntamente, agredir a una chica en Tarancón y al compañero de Cuenca que fue apuñalado en el cuello con un cristal, por el mismo interno.