Desde la asociación de trabajadores penitenciarios “Tu Abandono Me Puede Matar”- TAMPM informan que varios trabajadores de la prisión canaria de Las Palmas II fueron atacados con armas blancas de fabricación casera, lo que en el argot carcelario se conoce como “pinchos talegueros” en el módulo 3 de la prisión de Las Palmas II, un departamento que aloja a un perfil de reclusos muy conflictivo y multireincidente.

Aproximadamente a las siete de la tarde, antes del reparto de la cena, uno de los Funcionarios del departamento procedía a la revisión rutinaria de las instalaciones del taller del departamento y su cierre, allí se encuentra a un recluso que sin mediar palabra alguna se abalanza por sorpresa sobre el trabajador y le sujeta con fuerza rodeándole el cuello con el brazo, poniéndole un arma blanca a la altura del mismo intentando clavarlo, al tiempo que le dice “te voy a matar hijo de puta, de aquí no sales vivo”.

El Funcionario comienza un forcejeo con el interno cayendo al suelo donde recibe varias puñaladas en el costado derecho, cuando consigue esquivar a este interno, lo agarra nuevamente otro interno que que actúa como compinche y que le vuelve a sujetar del cuello poniéndole también otra arma blanca a la altura del mismo. Cuando consigue zafarse de este segundo interno, el Funcionario sale corriendo del taller, siendo perseguido por estos dos agresores. Ya en el patio y en presencia de otros dos Funcionarios (un Funcionario y una Funcionaria) pero rodeados de más internos, se suma a este intento de motín, otro interno que portando dos armas blancas persigue a uno de los Funcionarios presentes en el patio pidiéndole que le entregue bajo coacción el walkie-talkie mediando amenaza de muerte.

A la Funcionaria allí presente también la amenazan con matarla. Finalmente los Funcionarios consiguen pedir refuerzos y al ver la llegada de los mismos, estos tres internos se atrincheran en un rincón del patio armados con armas blancas y exigen que se les conceda permisos de salida. Finalmente son reducidos y esposados. Estos hechos son protagonizados por internos conflictivos de la prisión, ese aproximadamente 30% de reclusos inadaptados y que son un peligro potencial en libertad y en prisión, interno que ponen en serio riesgo la vida de otros internos y la de los Funcionarios de prisiones, que tienen encomendada su custodia y rehabilitación.

Trabajo el de Funcionario de prisiones poco reconocido y mal retribuido, en proporción a la peligrosidad y responsabilidad de sus múltiples y complejas funciones. Además de que sigue sin ser reconocido como Agente de Autoridad, pese a las continuas agresiones de todo tipo que sufren estos trabajadores, que entre uno de sus cometidos está el de proteger a la sociedad de personas violentas como las protagonistas de este ataque que ha sucedido en esta prisión canaria. Desde la Asociación TAMPM reclamamos un estatuto propio para prisiones, ya que solo vemos a través de él mismo, la posibilidad de poder mejorar los derechos laborales del colectivo y acometer los cambios necesarios para que la institución penitenciaria ofrezca un servicio público de calidad.